Parametría lo coloca con 75 por ciento (%), El Financiero le da 68 % y El Universal ubica con 59% el buen desempeño de Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República, cifras que varían pero que en lo general muestran una calificación positiva para una figura que polariza y que ejerce el poder en condiciones difíciles.

La revolución mexicana fue un movimiento armado que, entre otras cosas, buscó el cambio de régimen y organizar elecciones libres, ambos propósitos se cumplieron de manera parcial, pero a más de un siglo de distancia, algunos pendientes siguen sin resolverse.

En diversas ocasiones se han realizado análisis sobre las características políticas que tiene México, una nación con tal complejidad en su diseño institucional que hace difícil su conducción, integración y coordinación, pero que ha sorteado obstáculos a lo largo del tiempo.

Se aferra al cargo, justifica su permanencia, responde cuando se le critica y sobre todo, brinda información imprecisa en los momentos clave, así transcurre el desempeño de Alfonso Durazo como secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del gobierno federal.

Cuando todos pensaban que las protestas en América Latina habían disminuido, la llama del descontento social se encendió nuevamente pero ahora en Chile, uno de los países que, hasta hace algunas semanas, gozaba de una estabilidad política y económica, no muy común en la región.

Estas líneas fueron redactadas horas después de confirmarse uno de los hechos más increíbles y negativos que ha enfrentado el Estado mexicano en las décadas recientes, la detención e inmediata liberación de Ovidio Guzmán, hijo menor de “El Chapo” Guzmán, lo que seguramente marcará un parteaguas en la estrategia de combate a la violencia.

El mundo enfrenta por enésima ocasión problemas económicos, políticos y sociales, conflictos con diferente origen y efecto pero que en el corto o mediano plazo repercutirán directamente en el desarrollo de una nación, como en el Brexit o la guerra comercial entre China y los Estados Unidos.

 “¿Qué escribes?” Es una de las preguntas recurrentes que ha contestado este columnista, la interrogante válida que sirve para explicar todo el proceso para difundir cada semana una pieza con la información y el análisis sobre un hecho de interés general.

Cinco años han pasado desde aquella noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014, donde 43 normalistas de Ayotzinapa fueron presuntamente levantados por policías municipales de Iguala, en complicidad con elementos de las fuerzas de seguridad estatal y federal.

Sin grandes anuncios transcurrió el informe de labores del presidente de la República, ese ejercicio que establece la constitución política para dar a conocer de manera oportuna a los ciudadanos el estado que guarda la administración pública federal.

Una serie de errores o pifias del gobierno federal han comenzado a suceder con más frecuencia y a veces, los traspiés se cometen a diario, lo cual no es común si se toma en cuenta que en el sector público hay gente experimentada y con los conocimientos necesarios para manejar correctamente la información.

A casi diez meses de su llegada al poder, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) atraviesa por su primera gran fractura: el intercambio de acusaciones entre los senadores Ricardo Monreal y Martí Batres, derivado de la elección para la renovación de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, evidenció la endeble unidad que hay en el partido gobernante.

El ejercicio del poder siempre dejará huella, para unos positiva y para otros no tanto, pues la responsabilidad de llevar bienestar y manejar el dinero público es importante a través de la ejecución de tareas y la aplicación correcta de los recursos para influir directamente en los habitantes de una comunidad.