Dijeron que sería un beneficio, que generaría empleos y desarrollo para el país, que impulsaría la industria petrolera y más, pero ahora, aquella narrativa gubernamental relacionada con la Reforma Energética, se desvanece con la detención de Emilio Lozoya y su reciente denuncia ante la FGR.

Una de las aspiraciones naturales del ser humano ha sido buscar, tener y conservar el poder y en la política no es la excepción, ya que ésta es una actividad que sirve para resolver los problemas de una sociedad a través de un gobierno, pero que requiere de vocación y amplia preparación para ejercerla.

Pese a los pronósticos negativos, la visita oficial de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador a los Estados Unidos cumplió con su objetivo principal de atestiguar la entrada en vigor del tratado comercial de México, la unión americana y Canadá (T-MEC), pero también, la de afianzar la relación entre los dos primeros.

“Reitero el compromiso de no traicionar la confianza que han depositado en mí millones de mexicanos. Voy a gobernar con rectitud y justicia. No les fallaré porque mantengo ideales y principios (…) Pero, también, confieso que tengo una ambición legítima: quiero pasar a la historia como un buen Presidente de México”.

La crisis sanitaria por la que atraviesa el planeta y en especial México, está lejos de terminar, de acuerdo con los datos proporcionados por la Secretaría de Salud federal, la primera “oleada” de contagios podría extenderse hasta el próximo mes de octubre y quizá, se reactive en la temporada invernal.

Tardía o rezagada, así puede ser calificada la decisión del gobierno mexicano para declarar la emergencia sanitaria derivada de la propagación del Covid-19, un virus que hoy tiene confinado a un tercio del planeta y que ya es considerada, la crisis del siglo.

“En política se gobierna desde los medios”, es una frase común para quien detenta el poder, que revela la importancia que tienen los espacios o empresas ligadas con la obtención, tratamiento y difusión de la información de interés general.

Es el estado con más universidades per cápita en México, 486 para ser exactos, su principal ciudad alberga a la mayoría y en muchas de sus calles se observan centros educativos a los que acuden decenas o cientos de alumnos, quienes ahora encabezan manifestaciones para exigir seguridad y justicia.

Han regresado a la escena pública, su trayectoria política es innegable, ambos son figuras de peso al interior del Partido Demócrata, simbolizan otro estilo de gobernar, pero sólo uno ellos abanderará el proyecto que buscará llegar a la Casa Blanca.

Es el estado con más universidades per cápita en México, 486 para ser exactos, su principal ciudad alberga a la mayoría y en muchas de sus calles se observan centros educativos a los que acuden decenas o cientos de alumnos, quienes ahora encabezan manifestaciones para exigir seguridad y justicia.

La política está llena de códigos y prácticas de todo tipo, pero también, es una actividad paradójica que por un lado se encarga, a través del parlamento, de aprobar las leyes que regirán a una sociedad y por el otro, de romper el espíritu de la constitución o su equivalente.

No hay en México una profesión que sea más redituable que la política, una actividad que permite a quien la ejerce, un ingreso y prestaciones superiores al de otros trabajos que implica también, poder, reconocimiento y quizá, impunidad permanente.

Poco le duró el encanto. A diez años de su formación y cinco años de su registro, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) enfrenta la peor crisis de su corta historia, derivada de las pugnas internas por el control del Comité Ejecutivo Nacional.