La globalización sostenida también en un cristianismo capitalista ha venido embaucando cada vez más a los Consumidores “reyes del mercado” través de los medios masivos de comunicación-publicidad convirtiéndolos en súbditos sin escolaridad prometiéndoles estatus de vida no cumplidos en 500 años concentrando en cambio la producción y la riqueza…