Los gobiernos de México, en su mayoría han sido guiados por políticos corruptos y ambiciosos. En una frase que acuñó unos de los presidentes más admirados del México del siglo XX, Adolfo López Mateo fue: “La Revolución Mexicana fue la Revolución perfecta, pues al rico lo hizo pobre, al pobre lo hizo pendejo, al pendejo lo hizo político y al político lo hizo rico”.

 


espadas