Científicos del Instituto Sloan Kettering en Nueva York, liderados por el oncólogo español Joan Massagué, descubrieron que la capacidad de los cánceres para hacer metástasis —propagación del cáncer a otras regiones del cuerpo— depende de su capacidad para cooptar las vías naturales de reparación de heridas, lo que abre una vía para su posible tratamiento.