Un reciente estudio demostró que por cada momento de estrés que vivimos al día, liberamos una sustancia que afecta directamente nuestro corazón, de acuerdo a un estudio publicado por The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.