Culpar a los videojuegos de la violencia sin analizar todos los otros causantes y catalizadores de la misma es una irresponsabilidad como sociedad.