Se tiene conocimiento que el 15 por ciento de la población mundial padece esta enfermedad

 

¿Te has despertado en la noche con una sensación extraña en las piernas? Si esto te ocurre seguido o es incómoda tal vez padezcas el síndrome de piernas inquietas, un padecimiento neorológico que puede afectar tu vida e incluso puede ser el primer síntoma de la enfermedad de párkinson.

 

Se tiene conocimiento que el 15 por ciento de la población mundial padece esta enfermedad, también llamada por sus siglas SPI, y aunque en México no se tiene un cálculo exacto de pacientes, Ulises Jiménez Correa, responsable de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, menciona que entre el ocho y 10% de sus pacientes son diagnosticados con este mal.

 

“Cuando llegan con nosotros dicen tener molestias en las piernas, tan irritantes que no pueden dormir. A esa dificulta se le denomina insomnio de inicio, y también se puede presentar en las madrugadas, porque la persona mueve las piernas, al hacerlo se despierta y tiene dificultades para volver a conciliar el sueño”, dice el investigador de la máxima casa de estudios.

 

Si aún no sabes si padeces esta rara enfermedad, te decimos 7 datos sobre el síndrome de piernas inquietas para determinar si vas o no al doctor lo antes posible.

 

1.-Es conocido también como el síndrome Willis-Ekbom.

 

2.-  Es un trastorno neurológico originado por lesiones en la médula espinal, anemia, disfunción renal o enfermedades neurológicas, que pueden desencadenar enfermedades como el párkinson.

 

3.-  Las alteraciones en la transmisión de hierro o dopamina al sistema nervioso central provocan que el paciente presente malestar e incomodidad en las piernas cuando está sentado o dormido, que lo hace levantarse o moverse para dejar de sentir la inconformidad.

4.- Los pacientes muchas veces no pueden definir los síntomas, pero en su mayoría reportan escalofríos, sensaciones de dolor, hormigueo, ardor o espasmos en las piernas cuando se encuentran en reposo o al dormir. En ocasiones los síntomas pueden desaparecer sólo con moverse, pero no es siempre.

 

5.-Adultos mayores y una de cada tres mujeres embarazadas, son los principales afectados por el SPI, indica Carlos Zúñiga Ramírez, médico de la Unidad de movimientos anormales y enfermedades neurodegenerativas del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde en Guadalajara.

 

6.-Existen diversos tratamientos, medicamentos y ejercicios para tratar esta enfermedad, sin embargo, Ulises Jiménez Correa, experto de la UNAM, puntualiza que lo más recomendable es dormir lo suficiente,  utilizar compresas calientes o frías, relajar los músculos con masajes y estiramientos, además de evitar el consumo de cafeína, alcohol y tabaco.

 

7.- Su diagnóstico es complicado porque suele ser confundido con el trastorno de ansiedad generalizada o con la acatisia, una enfermedad neuropsiquiátrica que hace que los pacientes se muevan constantemente.

 

Si sospechas que padeces el síndrome de piernas inquietas, lo mejor es acudir ante un especialista para que valore tu caso.

 

 

 

1

 

 

1