Esa novela es un gran testimonio de cómo la literatura te envuelve en ese torbellino que son las emociones. En cada página que se recorre y donde se narran los avatares, las delicias, las frustraciones y logros de la poeta Mia, una mujer con más de 50 años, con varios libros publicados, un solo premio a su obra, abandonada por su esposo, un renombrado investigador en neurociencias… llega a su pueblo donde vivió su infancia para recuperarse de la separación. Ahí encuentra que todas esas emociones dolorosas o felices que forman su existencia, se tornan en otro plano al interactuar con su antiguo entorno. Aunque los personajes son diferentes, el teatro que vive por un tiempo le permite ver que la amistad, el amor, el feminismo y la libertad son la esencia de lo que ha vivido a pesar de sus fracasos.

En un principio el ciclo se realizaría de manera híbrida (semipresencial y virtual), sin embargo, a petición de varias directoras participantes y para proteger tanto al elenco como al público infantil ante la situación sanitaria, en esta ocasión todo el ciclo se llevará a cabo de manera virtual.