La época de dar ha llegado, el número de intercambios parece no tener fin y los centros comerciales se llenan de personas desesperadas que dejaron sus compras para el último día. Es la peor época para los que odian las compras, pero no todo es sufrimiento y si se le da un toque erótico las cosas pueden ponerse muy interesantes.