No creo que la televisión de gobierno haya sido tan discutida en medios y redes como lo es ahora. Bueno, merece serlo, por las peores razones, como he dicho antes en este espacio y como es obligado repetir