La concentración de las delegaciones federales en la figura de un coordinador estatal, que habrá de cristalizarse en el siguiente sexenio en la persona de Rodrigo Abdala en el caso de Puebla, hará que el Gobierno Federal se centralice y se aleje de la ciudadanía, con lo que fallaría con su promesa de ser próximo con las personas.