El América se encaminaba a remontar frente a Santos, pero el equipo de La Comarca impuso su ley y consiguió su pase a la Final

 

La metáfora del ave fénix hoy no está disponible: América, que llegó moribundo a la vuelta de las Semifinales, no pudo resurgir de sus cenizas. Se terminó el torneo para las Águilas. Santos es, con todo merecimiento, finalista del Clausura 2018.

 

    “Así es la exigencia del América, si no sales campeón es fracaso”.

 

El arranque del juego invitaba a pensar que sí podría darse la remontada azulcrema, que los goles de Cecilio Domínguez (10’) y Bruno Valdez (22’) marcarían el camino para que las Águilas volaran a una nueva Final del futbol mexicano, sin embargo su intento por despegarse del suelo sólo les valió para caer desde más alto.

 

El 2-0 momentáneo puso contra las cuerdas al Santos y la remontada de los de Coapa estaba a sólo un gol de distancia. Todo era fiesta en el Azteca, las Águilas estaban cumpliendo con aquella amenaza de que si alguien podía remontar un marcador abultado eran precisamente ellos. Pero no, al final no pudieron.

 

Y es que durante 40 minutos América se acostumbró a que todo le saliera bien, por ello, cuando el juego se complicó un poco, el mundo se les vino abajo: al 41’, Jonathan Rodríguez recibió un pase filtrado de Brian Lozano y se enfiló a portería, libró un mano a mano con Marchesín y después disparó cruzado para vencer la meta azulcrema. Ahí se acabó el brío de los capitalinos.

 

Las Águilas aún ganaban el juego, pero ya con la moral marchita cedieron el control del partido a unos Guerreros que tomaron el mando de las acciones y lucieron ordenados y en calma.

 

A momentos, la plenitud de Santos ajustaba para darse lujos, muestra de ello fue el sombrerito con el que Jonathan Rodríguez se sacó a su marcador dentro del área. Tras el gesto técnico el charrúa disparó y su pelota se estrelló en el travesaño al 49’. Los de La Comarca tocaban la puerta.

 

Con la apariencia propia de quien está aturdido, las Águilas intentaron hacer daño con más desesperación que idea, por eso los centros de Renato Ibarra jamás pudieron encontrar quien los capitalizara de manera correcta: primero falló Oribe Peralta, después Ibargüen y hasta Henry Martin. Los tres cabecearon dentro del área, pero ninguno venció a Jonathan Orozco.

 

Llegó la recta final, se jugaba casi por cumplir, pero ya sin esperanzas por parte del América. Ante este desánimo, Jesús Isijara llegó para dar el tiro de gracia, pues al 84’ prendió un zapatazo desde las afueras del área que volvió a sacudir las redes americanistas.

 

El marcador en el Azteca marcaba empate 2-2, pero el global, casi de escándalo, dio el pase a Santos con ventaja de 6-3. Ahora, en un duelo ya visto en Finales, Santos se medirá a Toluca por el título del futbol mexicano.

 

Si alguien podía remontar un marcador como el de anoche, ese no sería el América.

 

ANTECEDENTE

Dos Finales en el pasado

 

Toluca y Santos se han enfrentado en dos Finales en torneos cortos, ambas ganadas por los rojos. La primera se dio en el Verano 2000, serie que los Diablos ganaron por global de 7-1. La segunda, en el Bicentenario 2010, que los choriceros resolvieron en penales 4-3, después de un global de 2-2, para su título más reciente.

SEMIFINAL DE VUELTA EN EL ESTADIO NEMESIO DÍEZ

Diablos Rojos llega encendido

 

Convertido en una aplanadora, Diablos Rojos de Toluca pasó por encima de Xolos de Tijuana y lo venció 4-1 (5-3 global), en su duelo de vuelta de la Semifinal, y con ello se instala en la Final del Clausura 2018, que disputará contra Santos.

 

Todo el tiempo el 11 local intentó por todos los costados de la cancha hacer el gol que le diera el empate global gracias en parte a las facilidades defensivas que le ofreció el rival, el cual salió un tanto nervioso al cotejo.

 

Esto le dio la posibilidad al Toluca de hacer un futbol ofensivo, abrir el marcador en el minuto ocho gracias al certero remate con la cabeza del colombiano Fernando Uribe, que dejó sin oportunidad a Lajud para hacer el 1-0 (2-2 global).

 

Diablos Rojos mostró contundencia cuando en jugada de varios toques, Rubens Sambueza envió centro al área rival donde Uribe volvió a aparecer, bajó el balón con el pecho y de media tijera venció a Gibrán Lajud para el 2-0 (3-2 global) en el minuto 30.

 

Los dirigidos por el argentino Diego Cocca se complicaron las cosas cuando en el minuto 36 Luis Mendoza se hizo expulsar luego de cometer una falta en el medio campo que le significó el segundo cartón preventivo y dejó a su equipo con 10 hombres.

 

Tijuana comenzó a perder la cabeza y en tanto que el silbante no mostró tarjetas amarillas a tiempo, perdió al ecuatoriano Miler Bolaños por una dura entrada sobre Rubens Sambueza y con ello se ganó la roja directa para dejar a su equipo con nueve, en el minuto 61.

 

Aún así, el cuadro fronterizo metió en aprietos al rival, luego de poner las cosas 2-1 (3-3 global) con la anotación de Luis Chávez en el cobro de un tiro libre en el minuto 65, de buena forma que dejó parado a Alfredo Talavera, quien se había visto poco.

 

Sin embargo, Toluca reaccionó y en dos minutos puso fin a la ambición del visitante, al marcar primero a través de Uribe, quien con tiro bombeado sobre la salida de Lajud consiguió su triplete en el minuto 85, para poner las cosas 3-1 (4-3 global).

 

Ya con un adversario desfondado, la escuadra escarlata cerró la goleada con la anotación del argentino Pablo Barrientos en otra buena llegada de su escuadra, para poner la pizarra 4-1 (5-3 global) y con ello sellar el pase a la Final, en el minuto 87.


 


espadas