La Fiscalía General del Estado de Puebla, a través de la Fiscalía de Secuestro y Delitos de Alto Impacto (FISDAI), rescató a dos víctimas de trata, una es menor de edad. También dejó fuera de operación al tratante originario de Tenancingo, Tlaxcala, enganchaba a mujeres a través del enamoramiento y posteriormente las convencía de ejercer la prostitución para obtener ganancias económicas.