Delfina Gómez Álvarez, Secretaria de Educación Pública del gobierno federal, anuncio una buena noticia para los maestros ayer en su día de celebración de día del Maestro, y desde luego una buena nueva para todo el magisterio nacional, que la Secretaria a su cargo autorizo un aumento salarial del 7.5%, y solo para los maestros de base.

 

Esto suavizara un poco las fuertes críticas a su persona y a la institución que ella encabeza, primero por desaparecer las Escuelas de Tiempo Completo, posteriormente rectificaron; segundo por eliminar los Grados Escolares en la educación básica, para posteriormente sustituirlos por “niveles de aprendizaje”.

 

Su perfil de Delfina, al frente de la importante SEP, carece de experiencia y curricula de dirección, administración, e incluso académicamente; y que decir de solvencia intelectual o prestigio educativo, su formación se centra en ser maestra rural en el estado de México, su único atributo es ser amiga del inquilino de palacio nacional, esta sería la condición suficiente para su llegada.

 

Recientemente le cayeron rayos y centellas por haber “confundido la ubicación de Hermosillo y Cananea, ubicándolas en el estado de Jalisco”.

 

En el asunto de la desaparición de los grados escolares, según especialistas han señalado que es innecesario hacer los cambios en la forma y las denominaciones, cuando lo que verdaderamente importa son los contenidos educativos y la eficiencia de los trabajadores de la educación, así como el mejoramiento de los procesos educativos.

 

Otra polémica que tiene enfrente la Secretaria Delfina, son los escándalos referentes a los errores garrafales que poseen los libros de texto impresos para el presente ciclo escolar, incluido la ideologización que presentan; y que postula la autollamada 4T, así como el ideario que pregona el presidente Andrés M. López Obrador.

 

Por eso las observaciones y señalamientos definitivamente no son atendidos y menos escuchados, por ese torcido entendimiento de que todo lo que hace desde la parte oficial de la 4T, está bien hecho, en palabras directas esto se le llama autoritarismo puro.

 

Pero al final de esta historia cabe hacer una aclaración que de tan triunfalista anuncio del citado aumento salarial, que es el mismo porcentaje de cada año; por lo que los maestros no tienen nada nuevo que celebrar o agradecerle en especial a la Maestra Delfina.