La pregunta es bajo qué acuerdos.

 

Aunque el CEN del PAN, no lo ha hecho oficial, el alcalde Eduardo Rivera difícilmente levantaría la mano a Augusta y Marcos si no trajera los números seguros de su victoria.

 

Genoveva Huerta, guarda silencio y anuncia pronunciamiento de acuerdo a los resultados.

 

Es así como Eduardo Rivera, gana el partido, la ultraderecha festeja su triunfo y concreta su primer paso rumbo a la candidatura a la gubernatura para el 2024.

 

Hay quienes dicen que si los números del PAN, no le alcanzan para el 2024, el plan B sería la reelección de la alcaldía capitalina.

 

Esa es otra historia.

Ahora, lo lastimoso en una competida contienda es que la corrosión de los rencores disuelva a los adversarios… que como los números lo dicen, no son pocos. (53% de Augusta y 44% de Genoveva hasta la noche del domingo y números no oficiales.

 

Si la contienda hizo estallar la olla del vituperio:  que va desde compra – venta de candidaturas, extorsión en algunos medios de comunicación para exhibir información fake, supuestas credenciales falsificadas, chantajes; sin darse cuenta que se exhibía a la familia panista, ésa que se porta bien, y claro, para después ir a votar.

 

Por arrebatarse los votos de la militancia, el ambiente entre los panistas poblanos ,quedó oliendo rancio; esos poblanos imperfectos, que no son puros, pero que si votan en las urnas cada elección.

 

La descabellada directa a la cabeza de los Moreno vallistas, de Genoveva Huerta, Jorge Aguilar Chedraui y del resto de los seguidores, que repito, no son pocos.

En política es un error considerarlos muertos.

La unidad y la operación cicatriz es la única salida viable para el fortalecimiento de un partido debilitado y agonizante desde la muerte de Rafael Moreno Valle y Martha Erika.

 

De no ser así, el PAN estaría en la puerta para recuperar la gubernatura para el 2024.

 

Morena también tiene sus pleitos, pero su tendencia nacional y la popularidad alimentada por los programas clientelares de López Obrador son el verdadero enemigo a vencer en la urna.

 

Morena lleva desde ahora una gran ventaja, que incluye una operación eficiente en el interior del Estado, y una suave y tersa cohabitación en el ejercicio del poder con el PAN, en vísperas de la elección del 2024.

 

¿Habrá nuevos acuerdos, con el gobernador Barbosa y el inquilino de palacio municipal de Puebla capital, para ir preparando un cogobierno y una transición de terciopelo azul?

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.