El Presidente López Obrador, dice y  asegura que su gobierno ya no espía, y señala ¿Cómo si hemos sido espiados nosotros y nuestras familias, vamos hacer lo mismo?

 

Aún no queda claro si la Secretaría de la Defensa Nacional de la cual es el Comandante Supremo en verdad dejó de hacerlo. Documentos confidenciales recién revelados arrojan a la opinión el primer acercamiento de la empresa israelí “NS-Group” creadora del famoso y polémico software de espionaje “Pegasus” con el gobierno mexicano de acuerdo con un comunicado electrónico enviado por un  presunto vendedor de “NS Group” a dos de los fundadores de la compañía israelí el empresario mexicano   japonés Susumo Azano Matsura, organizó en el año 2011 una presentación del Software espía “Pegasus” al entonces presidente Felipe Calderón y a su Secretario de la Defensa Nacional Guillermo Galván, a partir de ese entonces señalan los autores de la investigación  que se activaron las compras del gobierno mexicano a “NS-Group” e interviniendo la empresa intermediaria “Security Tracking Services.” cuyo propietario se dice es  Susumo Azano.

 

México se convirtió así en el primer país en comprarle a esta empresa israelí sus servicios de intervención de comunicaciones a gran escala en el año  2012, una serie de publicaciones en medios nacionales habían dado cuenta de los cinco multimillonarios contratos firmados por la Secretaría de la Defensa Nacional con la firma “Security Tracking Services.”  el responsable de aprobar los contratos fue Augusto Moisés García, entonces director de administración de la Secretaría de la Defensa Nacional quien hoy se encuentra retirado desde el año  2016 y aunque el Presidente Lopez Obrador, ha reiterado que durante su gobierno no se espía a nadie aún no queda claro si hoy la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina siguen interviniendo las comunicaciones privadas de ciudadanos mexicanos por lo que se sabe son siete las dependencias federales se dedican a la espía (SIM,UIM,AIC,UIF); el presidente dijo en una plática mañanera que el ejército si bien ya no usa (Pegasus) dijo literalmente “si tiene un servicio que usa para labores de inteligencia” y eso nos sigue preocupando desde la sociedad civil porque parecería indicativo de que el ejército continúa haciendo intervenciones de las comunicaciones privadas porque insistió solo para “labores de inteligencia” el ejército no tiene facultades para intervenir comunicaciones por más que se esté normalizado esto en el País.

 

En varias ocasiones el inquilino del palacio nacional ha instruido que se hagan públicos todos los contratos de dependencias gubernamentales con la empresa israelí o con sus respectivos intermediarios. Pero curiosamente no ha mencionado los de la SEDENA institución que se ha consolidado como el pilar de la estrategia de seguridad pública de su gobierno y que ha tomado el control del Aparato de Inteligencia Civil.  Audomaro Martinez Zapata es el titular del CNI, y el hijo del Secretario de la Defensa dirige el importante Centro Nacional de Función de Inteligencia, por razones obvias todos sus contratos de servicios de seguridad nacional están reservados. Ahora queda por ver si realmente se darán a conocer todos o si la SEDENA queda exenta de rendir cuentas tal como lo ha mencionado el presidente Lopez Obrador.

 

No se puede combatir el espionaje ilegal negando que haya inteligencia de gobierno, tampoco mintiendo con que las instancias dedicadas a esta actividad desaparecieron, se requieren mecanismo estrictos y creíbles de control y verificación de esta delicada actividad estratégica del gobierno federal.