Algunos actores políticos de alto perfil, han pedido intervenir en la solución del conflicto jurídico del Tribunal Electoral, toda vez que el presidente de la Suprema Corte de Justicia y fiel alfil de López Obrador, Arturo Zaldivar indicó que la permanencia del presidente José Luis Vargas es inviable, por lo que lo habría invitado a “dar un paso a un lado”, no hace más que poner de manera visible el mecanismo jurídico que se busca para alinear un posible futuro que beneficie al “ninguneado” visitante de palacio nacional. 

Con esta declaración también se anula la petición del legislador Ricardo Monreal, quien solicita evitar un colapso en el Tribunal Electoral del Poder de la Federación, así como el recurso que interpuso Jose Luis Vargas, a fin de dirimir la controversia en el alto tribunal colegiado del país. 

Y es que Ricardo Monreal, señaló desde el día de los hechos, violaciones a la Constitución en el procedimiento y decisiones de los 5 magistrados que depusieron a Vargas y lo sustituyeron con el magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, violaciones que se supone invalidar las resoluciones del TEPJF bajo la presidencia del interino. Entre ellas la calificación de la elección presidencial del 2024.

De ahí que Ricardo Monrea,l pide en una carta a Arturo Zaldívar y a los otros 10 ministros que integran el pleno de la Suprema Corte de la Nación que se admita la queja de Jose Luis Vargas, no para que se le restituya a este en la presidencia del Tribunal Electoral, sino para que se reponga el procedimiento legal de su destitución, en esta petición el congresista les recuerda a los ministros que la misma Constitución establece mecanismos de supervisión entre poderes, así como para evitar los excesos.

Sin embargo, todo parece indicar que se está dejando listo el camino pavimentado, para blindar el mecanismo ideológico jurídico que no afecte en nada los intereses del inquilino de palacio nacional.