El hombre más poderoso de Wall Street, el hijo del hombre más rico, asesor empresarial más influyente de la Casa Blanca, y el ex jefe de la oficina de la mujer más importante en el Congreso de los Estados Unidos

 

Estos son algunos de los personajes en la creciente lista de enemigos que el gobierno del Presidente se ganó en las últimas semanas, después de que los reguladores del sector energético fueron citados en Palacio Nacional y se les ordenó cumplir con una nueva política que pretende devolverle el status de monopolio a PEMEX Y CFE. 

 

Se trata del quiebre con el sector privado más importante desde la cancelación del aeropuerto internacional de la Ciudad de México con la diferencia de que ahora no solo se están afectando los intereses de empresarios nacionales sino también de las compañías con mayor influencia en Washington y Wall Street, R.Nahle y M. Bartlett están colocando al Presidente López Obrador, en un delicado conflicto  con Black Rock, Black Stone, y con una de las principales contribuyentes de campaña de Nancy Pelozi, Sempra Energy.

 

Las tres compañías tienen inversiones multimillonarias en el sector energético mexicano las tres compañías fueron invitados de lujo en la cena que Donald Trump, ofreció al Presidente López Obrador, en Washington, y las tres tienen canales de acceso al capitolio a la casa blanca y a los liderazgos del partido demócrata y republicano.

 

BLACK ROCK: EL BROQUER DEL PODER EN WALL STREET: no hay un cliente más importante en Wall Street que Black Rock, son la compañía de administración más grande suman más de Siete billones de dólares bajo su tutela simplemente no existe otra empresa con esta escala en el mercado Larry Fink, su presidente es considerado el consejero predilecto del gobierno republicano en materia económica y financiera en varias ocasiones  esta en la lista final de candidatos para ser secretario del tesoro el poder de esta compañía no se limita a Estados Unidos, la huella de BlackRock abarca a México en campos petroleros de aguas profundas con personajes  políticamente conectados como Jero Gerard, la firma también ha participado en negocios de alto perfil como la construcción y operación de los ramones el gasoducto transnacional que representa el eje central del sistema del sector industrial en México su apuesta en el País no es un tema menor Black Rock, opera tres fondos que han invertido 10 mil  millones de dólares de manera exclusiva en proyectos de infraestructura en México,

 

 una parte significativa está colocada en bonos verdes respaldados por el rendimiento de proyectos de energía renovable ejemplo; El Campo de Paneles Solares en Aguascalientes, es operado por Canadian Solar, ahora la política impulsada por R. Nahle y M. Bartlet, está poniendo estas inversiones en riesgo.

 

Al inicio del gobierno la Cuatrote, tuvo una cercanía visible con Black Rock, el Presidente tuvo al menos tres reuniones virtuales y presenciales con Larry Fink, cuando el Financial Times reportó por primera vez que qué el CENACE bloquearía la entrada de nuevos participantes en el sector eléctrico el influyente diario británico menciono que solo había dos jugadores capaces de hacer cambiar de opinión al presidente, el gobierno de Estados Unidos y Black Rock,  pero eso dejo de ser cierto en la última semana.

 

La relación entre el gobierno de López, y la compañía que dirige Larry Fink, se ha deteriorado en estos meses la Secretaría de Energía anunció la cancelación de un contrato que BlackRock, tenía en la refinería de dos bocas junto con una compañía del mexicano Olegario Vázquez, esto representa un conflicto de proporciones muy delicadas para la Cuatrote, analicemos la perspectiva de BlackRock.

 

La Firma de Black Rock, fue designada por la reserva federal de Estados Unidos, y el Banco Central más poderoso del mundo como el “asesor especial” en el programa de compra de activos corporativos más grande en la historia del capitalismo, Black Rock prácticamente tiene la última palabra en la decisión de quien recibe esos recursos, de ese tamaño es la injerencia sobre la política económica americana la situación es aún más grave para el gobierno de López Obrador, si consideramos las relaciones políticas empresariales de Black Rock en México.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.