En fecha reciente el 29 de marzo  se publicó un artículo en un medio de circulación nacional, donde su autor Ricardo Salinas, dice que el INE debe desaparecer porque según  señala “el INE ya no está  a la altura que México necesita” que el INE no es democrático. Se le olvida a Ricardo Salinas, que el instituto no es un ente democrático su función es ser árbitro electoral y que sus resoluciones deben ser totalmente apegadas a la ley electoral y en caso de inconformidad el quejoso sea partido político o ciudadano puede recurrir al tribunal federal electoral e interponer los recursos pertinentes de acuerdo a su inconformidad político electoral.