El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, afirmó ayer, de gira por municipios de Nuevo León, que hay políticos que a través de la guerra sucia confabulan en su contra y tratan de convencer a los empresarios para que no voten por él.

 

FotoSin embargo, dijo, no vamos a pelearnos, lo resumo diciendo: zafo, no va a haber pleito con los empresarios; con los empresarios de México hay muy buena relación, (y la) vamos a tener siempre, con todos amor y paz.

 

Aclaró que no estamos en contra de los empresarios de México, no estamos en contra de la iniciativa privada, e insistió en que está en favor de los que invierten, generan empleos y ayudan en el desarrollo de México. Sin embargo, sí está en contra de la corrupción, porque es el cáncer que destruye al país.

 

Recordó que el problema de México es la corrupción, la asociación delictuosa entre políticos y traficantes de influencias, y contra eso estamos, porque eso es lo que ha impedido que salga adelante nuestro país.

 

El tabasqueño visitó los municipios de Guadalupe, San Nicolás y Escobedo. En el primero señaló que ya nos enteramos, están confabulando (en) contra mía; es lo mismo de siempre, están desesperados porque vamos 25 puntos arriba y por eso están así. Se reunieron en Valle de Bravo y van a poner un desplegado en medios de comunicación.

 

Detalló que se reunieron los de mero arriba, asociados casi todos con Carlos Salinas de Gortari, y dieron la orden para que las organizaciones empresariales firmen un desplegado que va a salir en contra de nosotros.

 

En entrevista con medios locales, el abanderado de Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social precisó que en esa reunión se instruyó que organizaciones empresariales se expresen en contra mía. Los que no quieren el cambio, dijo, “promueven un pleito artificial.

 

Ellos (los de la reunión) han hecho enormes fortunas con el tráfico de influencias, porque son los que dominan el gobierno, lo tienen secuestrado junto con las instituciones; tienen confiscados los poderes y por ello no quieren el cambio, reiteró.

 

Pero nosotros no estamos en contra de la iniciativa privada ni contra los empresarios; para los empresarios de México, mi reconocimiento, amor y paz, y miren de pura casualidad tengo un pañuelito blanco, destacó.

 

Respecto de la promesa de campaña del panista Ricardo Anaya, quien afirmó que de ganar bajaría el precio de las gasolinas, López Obrador sostuvo que no se midió, pues cuando yo dije que no iba a aumentar la gasolina en términos reales le dedicaron ocho columnas, donde lo acusaron de todo.

 

“Ahora resulta que Anaya, que aprobó el gasolinazo, plantea que bajará el precio del combustible… No cabe duda que están muy desesperados, al grado que ahora están diciendo que van a bajar el precio de las gasolinas”, comentó.

 

Del comunicador Ricardo Alemán, quien en su cuenta de Twitter incitó a la violencia en su contra –lo que derivó en su despido de dos televisoras–, el político tabasqueño pidió no preocuparse por eso, están muy desesperados todos, acuérdense que es una mafia, y en la mafia hay niveles: están los de mero arriba, los de abajo, intermedios, y hay otros ahí achichincles, es toda una estructura, pero no pasa nada, porque el que lucha por la justicia no tiene nada que ver.