La ministra Exteriores de Berlín, Annalena Baerbock, dijo que el Kremlin mantiene bloqueadas las exportaciones de 20 millones de toneladas de granos que deberían ser enviados hacia el norte de África y Asia

 

La ministra Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, acusó este miércoles a Rusia de bloquear las exportaciones de cereales de Ucrania y utilizar el hambre como arma de guerra para avivar una “crisis alimentaria mundial”.

 

“Rusia está dirigiendo esta guerra con otra arma terrible y contundente: el hambre y las privaciones. Al bloquear los puertos ucranianos, al destruir silos, calles y vías férreas, Rusia ha lanzado una guerra de cereales”, subrayó Baerbock en una reunión en Nueva York de ministros de Exteriores en Naciones Unidas.

 

Así, afirmó que “lo hace en un momento en el que millones de personas ya se ven amenazadas por el hambre, especialmente en Oriente Medio y África, debido a los efectos devastadores de la crisis climática, a la pandemia de COVID-19 y a los conflictos que asolan sus propias regiones”.

 

Según el Gobierno alemán, Rusia está bloqueando la exportación de 20 millones de toneladas de grano desde Ucrania, principalmente hacia el norte de África y Asia. Gran parte está bloqueada en el puerto de Odesa, en el sur del país.

 

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, informó que el número de personas con inseguridad alimentaria grave se ha duplicado en solo dos años, pasando de 135 millones antes de la pandemia a 276 millones en la actualidad.

 

En concreto, más de medio millón de personas viven en condiciones de hambruna, un aumento de más del 500 por ciento desde 2016. Guterres calificó de “aterradoras” estas cifras e indicó que “si no se alimenta a la gente se alimentará el conflicto”.

 

El secretario general explicó este jueves en Nueva York que las dos partes implicadas en el conflicto producen “casi un tercio del trigo y la cebada del mundo y la mitad de su aceite de girasol” y que tanto Rusia como Bielorrusia son los máximos productores del mundo de potasa, ingrediente clave de los fertilizantes.

 

La Administración Biden dijo el martes que se encuentra trabajando estrechamente con los aliados europeos para desarrollar rutas que aseguren la salida de la producción de trigo y maíz ucraniano del país ante el colapso en los puertos de la zona de Odesa, en el sur de Ucrania.

 

Dos diplomáticos estadounidenses y cuatro diplomáticos europeos aseguraron a la cadena estadounidense CNN que la Unión Europea trabaja ya en una “amplia gama de opciones” para obtener las exportaciones de alimentos de forma segura por tierra, mar y aire.

 

Según el citado medio, un diplomático europeo aseguró que hay una “franja de diplomacia” para presionar a Rusia y fomentar un corredor seguro para la producción de cereales, e indicó que la ONU debe “desempeñar un papel más activo”.

 

(Con información de Europa Press)