La secretaria del Tesoro de Estados Unidos descarta un aumento de la inflación.

 

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, aseguró este lunes que el ambicioso paquete de estímulo, recientemente aprobado por el Senado, permitirá impulsar "una recuperación económica muy fuerte" y hacer que el país vuelva al pleno empleo en 2022.

 

"Esperamos que los recursos en el paquete realmente impulsen una recuperación económica muy fuerte", dijo Yellen en una entrevista en la cadena MSNBC.

 

"Estoy anticipando, si todo va bien, que nuestra economía estará de nuevo en pleno empleo, donde estábamos antes de la pandemia, el próximo año", agregó.

 

El índice de desempleo se disparó del 3,5% en febrero de 2020 al 14,7% en abril, cuando tuvo el mayor impacto la aplicación de las restricciones de movilidad y el cierre de negocios para contener la propagación del virus, y actualmente se encuentra en el 6,2%.

 

Yellen, la primera mujer en dirigir el Tesoro en la historia de EEUU, marcó distancia con las actuales advertencias de posibles presiones inflacionarias en la economía dada la magnitud del estímulo fiscal.

 

"Realmente no creo que eso vaya a pasar. Tuvimos una tasa de desempleo del 3,5% antes de la pandemia y no hubo señales de la aumento de la inflación. Era demasiado baja más que demasiado alta", aseveró.

 

El Senado de Estados Unidos aprobó este sábado el plan de rescate propuesto por el presidente Joe Biden, una inyección de 1,9 billones de dólares (1,5 billones de euros) en la economía para paliar los efectos de la pandemia, y que se espera que sea ratificado mañana martes en la Cámara de Representantes.

 

El conocido como Plan de Rescate Estadounidense incluye nuevos pagos directos de 1.400 dólares a los contribuyentes que tengan ingresos inferiores a los 80.000 dólares anuales, una cantidad superior a los cheques de 600 y 1.200 que se entregaron en los anteriores rescates.

 

Además, el paquete fiscal contiene un rescate de 350.000 millones de dólares para Gobiernos locales y estatales, 170.000 millones para la reapertura de las escuelas, 14.000 millones de dólares para fortalecer el plan de vacunación y otros 46.000 millones para el sistema de test de la covid-19.

 

Este rescate será el tercero aprobado en Estados Unidos desde que comenzó la pandemia hace un año, tras el de 900.000 millones de dólares que el Congreso impulsó en diciembre y el de 2,2 billones de dólares refrendado en marzo de 2020, y que fue el mayor de la historia del país.