Con el fin de embellecer la entrada al municipio, la presidenta municipal de Cuautlancingo, Lupita Daniel Hernández, inauguró la escultura monumental “Águila que se posa a beber agua”, situada al inicio de la Avenida México-Puebla.

Esta obra fue construida para el municipio de Cuautlancingo, luego de que un águila represente, el hilo conductor del sentir mexicano, así como un aporte al fortalecimiento cultural y en agradecimiento al apoyo de los ediles salientes.

Este monumento tiene una medida de 2 metros de altura por 4 metros de ancho, la técnica utilizada es de ferrocemento, con acabado pátina tipo bronce y fue realizado por escultores originarios de este municipio: Leonardo Ticante y Andrea Rodelo.

El águila real ha formado parte del devenir de nuestra nación, desde la época prehispánica como señal donde se establecería Tenochtitlan, imagen del reino de la Nueva España en la Colonia, y posteriormente durante la Guerra de Independencia, hasta la actualidad como símbolo de la República Mexicana.

“Sin duda esta escultura, nos permitirá tener presente, todos los días, una imagen de entereza, fortaleza y tenacidad, con su postura erguida y su mirada penetrante, además de que simboliza la esperanza de toda una nación y la valentía de sus hombres y mujeres que luchan a diario por un México fuerte y seguro”, comentó Daniel Hernández.