Hasta el mes de marzo del presente año, este gremio sólo había logrado recuperar un total de 94 puestos de trabajo

 

(Javier Zambrano) A más de un año de la llegada de la Covid-19 al estado de Puebla, el sector de la construcción ha registrado una pérdida de seis mil cinco empleos formales, de los cuales hasta el mes de marzo de 2021 solo ha logrado recuperar un total de 94 puestos de trabajo, por lo que aún mantiene un déficit de cinco mil 911.

 

De acuerdo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) la industria constructora en la entidad pasó de darle empleo a 46 mil 958 personas a solo 40 mil 953, viéndose afectados aquellos dedicados a las áreas administrativas, arquitectos, ingenieros, entre otros.

 

En lo que respecta a los empleos eventuales, José Alfredo Vega Herrera, presidente de la Agrupación de Constructores Empresarios Siglo XXI (ACOEM), dio a conocer que se han perdido cerca de 12 mil, donde albañiles, electricistas, herreros y plomeros que eran solicitados para apoyar en obras dejaron de obtener ingresos.

 

En entrevista con El Sol de Puebla, el representante dijo que tanto el personal directo e indirecto que no ha podido recuperar su empleo se han visto en la necesidad de dedicarse a otras cosas para generar dinero.

 

“Estamos pasando por una situación complicada y hemos tenido que buscar otras alternativas que nos permita estar más estables. (…) Muchos se dedican ahora al comercio, a la renta y reparación de maquinarias, tienen talleres mecánicos o a vender materiales de la construcción”, declaró.

 

Tal es el caso de Manzano Javier, administrador de la ACOEM, quien informó que la disminución en sus ingresos por falta de obra pública y privada lo ha llevado junto con otros colaboradores a vender cubrebocas y sanitizante.

 

“Los empresarios hemos caído en la desesperación, por lo que hemos tenido que buscar alternativas para salir adelante porque en este momento la construcción no deja. (…) No podemos detenernos porque tenemos que seguir pagando impuestos, luz y servicios”, detalló.

 

OTRAS AFECTACIONES

 

Mediante la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) otras de las afectaciones en la que se ha visto inmerso el sector, es en la caída de sus remuneraciones, pues descendieron en un 21.7 por ciento, pasando de 101 mil 23.9 pesos a 79 mil 176.6 pesos.

 

Por su parte, el valor de la producción cayó en un 45.4 por ciento, pues pasó de 538 mil 928.8 pesos a 294 mil 273 pesos, mientras que las horas trabajadas se redujeron en un 36.7 por ciento, pasando de dos mil 534.9 a mil 605.3.

 

Ante este panorama, Héctor Alberto Sánchez Morales, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) dio a conocer que la caída en dichos indicadores se debe a que desde hace unos años los gobiernos han dejado de realizar inversiones de obra pública.

 

Lo mismo pasa con los proyectos de construcción privados, pues la baja confianza empresarial ha provocado que la entidad ya no sea un estado adecuado para la inversión, sumado al constante incremento en los insumos.

 

“Venimos con caídas constantes desde el 2018 y esto se debe a la forma equivocada de dirigir la obra pública. Pues gobiernos anteriores comenzaron a darle los proyectos a gente ajena al sector poblano”, informó.

 

Finalmente, el empresario comentó que la pandemia vino a acelerar la caída del sector, pues se redujeron aforos en las obras, se cerraron empresas y los ingresos cayeron.

 

LA RECUPERACIÓN SE DARÁ HASTA DENTRO DE 4 AÑOS

 

Ante la situación que ha presentado la industria constructora, César Bonilla Yunes, presidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE), hizo público que el mercado en el que se desarrolla la industria se encuentra contraído en un 60 por ciento.

 

Por ello, mantiene una expectativa de que será entre un periodo de dos a cuatro años cuando la construcción recupere las cifras que mantenía hasta antes de la pandemia.

 

“Será hasta en ese tiempo cuando comencemos a recuperar los niveles que manteníamos. Mientras tendremos que ir dando pequeños mantenimientos en obras, trabajos mínimos o ampliaciones”, agregó.

 

ALBAÑILES RESIENTEN LA CAÍDA DEL SECTOR

 

Tras las caídas que ha tenido el sector de la construcción, los más afectados han sido los albañiles, pues sus ingresos han tenido una contracción de hasta el 70 por ciento y solo han conseguido empleos pequeños.

 

Mario Pérez Acero, se ha desempeñado como albañil desde hace 25 años, y desde entonces no había pasado por una crisis económica como la que vive actualmente, donde se ha visto en la necesidad de reducir los gastos para la alimentación.

 

Lo anterior, debido a que sus ingresos pasaron de ser de dos mil 500 pesos por semana a solo mil pesos, debido a que no ha conseguido obras de gran tamaño y ahora solo se dedica a detalles pequeños como ampliaciones de casas, arreglar baños o poner azulejos.

 

“Es algo muy difícil porque no ha habido mucho trabajo pues pararon las obras. Ahorita solo estoy apoyando, porque algún trabajo propio no tengo. (…) Antes al año teníamos tres obras muy grandes que nos ayudaban a subsistir, pero ahora solo hago pequeñas cosas. (…) Ante esto, tengo que medir hasta lo que como y comprar solo lo necesario, porque ya no alcanza ni para ahorrar”, apuntó.

 

En la misma situación se encuentra el señor Pedro Guadalupe Pérez, quien se ha desempeñado en la construcción desde hace más de 32 años, tiempo en que solo en el 2020 y 2021 no ha generado los ingresos suficientes para vivir.

 

“No hay trabajo y solo tenemos pequeñas chambitas, pero doy gracias a dios porque tenemos salud. (…) No nos ha quedado otra más que irle buscando a lo que caiga”, dijo.

 

Por su parte, el electricista Raúl Popoca hizo público que, sus ganancias semanales pasaron de ser dos mil 600 a solo mil 300, que representa una caída en el dinero que lleva a su hogar del 50 por ciento.

 

Pese a no llevar los mismo ingresos a su casa, indicó que su familia ha sido muy comprensible pues lo han apoyado a reducir gastos e incluso a comer solo lo necesario.

 

PANDEMIA CAMBIA LA FORMA DE CELEBRAR EL DÍA DE LA SANTA CRUZ

 

Todos los antes entrevistados, dieron a conocer que la pandemia cambió la forma de celebrar el Día de la Santa Cruz, pues pasaron de realizar festejos en grande a solo pequeñas reuniones.

 

El 3 de mayo de años pasados, se celebraba la fecha con una misa a primera hora, seguida por concursos para la realización de cruces y finalmente hacían una fiesta en la que participaban todos los empleados de la construcción.

 

Sin embargo, para este 2021 solo estarán presentes en una misa de manera virtual, los concursos serán bajo la misma modalidad digital y en muchos lugares quedará descartada la idea de una fiesta para convivir.