Información disponible en la Plataforma Nacional de Transparencia exhibe que la dirigencia estatal de Morena, a cargo de Edgar Garmendia de los Santos, gastó 4.4 millones de pesos en la compra de nueve camionetas.

 

De los vehículos adquiridos destacan dos RAM doble cabina con tracción en las cuatro ruedas, último modelo, que tienen un valor individual de 689 mil 900 pesos, según la página oficial de internet de RAM México.

 

La adquisición de los vehículos se realizó entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre pasado, de acuerdo con el informe que elaboró Josefina Tlapanco Franco, delegada en funciones de secretaria de Finanzas del Comité Ejecutivo Estatal (CEE).

 

En el listado también se encuentran cinco camionetas Nissan NP300 modelo 2020, con doble cabina, una capacidad de carga de mil 175 kilos y una capacidad de arrastre de 2 mil 900 kilos, las cuales exigieron un desembolso de 1.9 millones de pesos debido a que cada una tiene un precio de 382 mil 900.

 

Las dos adquisiciones restantes corresponden a dos Nissan NV350 para 15 pasajeros, tipo URVAN, cotizadas en 566 mil 200 pesos.

 

Bajo la dirigencia de Edgar Garmendia, el CEE de Morena además arrendó un inmueble en la colonia La Paz, de la ciudad de Puebla, para albergar sus oficinas, que exige una renta mensual de alrededor de 80 mil pesos, según el reporte de varios medios de comunicación.

 

El CEN autorizó y realizó la compra: Bermúdez

De acuerdo con el representante de Morena ante el Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEE), Alfonso Javier Bermúdez Ruiz, la compra fue autorizada y realizada por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

 

Aseguró que los vehículos se encuentran a disposición de los integrantes del CEE, que encabeza Garmendia como secretario General en funciones de presidente, y se adquirieron para hacer frente a las actividades propias del proceso electoral en curso, en el que se renovarán las 217 presidencias municipales, el Congreso local y las 15 diputaciones federales.

 

Bermúdez explicó que el partido decidió hacer la compra, debido a que el CEE no contaba con vehículos, razón por la cual los integrantes de ese órgano se veían obligados a cumplir con sus funciones con el uso de sus automóviles particulares.