Con una mezcla de sonidos que van desde el reggae, rock, funk, ska, son jarocho e influencias de ritmos caribeños, el pasado fin de semana la banda “Los Choclock” estuvieron cerrando el “Alter Fest 2018” en Papalotla, Tlaxcala.

 

Bajo el ideario de compartir una propuesta musical alternativa con raíces tradicionales, donde se da cabida de igual manera a la concientización de los escuchas por la realidad que se percibe en nuestro país, a través de líricas críticas que remontan el estilo de vida de la juventud, en las vivencias personales que incitan a la reflexión, pero también a la convivencia a través del ritmo y el baile.

 

Los Choclok (cuyo nombre es revelado como una onomatopeya coital) surgen en el sureste de Veracruz en el año 2009.

 

“Nos juntamos hace nueve años, con la inquietud de hacer saber a nuestra generación que vive algo muy difícil con la delincuencia, lo que realmente sentimos, lo que queremos transmitir con la música que fuera nuestra” indicó Jacobo, vocalista.

 

En su segunda visita a la entidad tlaxcalteca, indicaron que están próximos a cumplir su noveno aniversario, presentando su más reciente producción discográfica, denominada “Toctli” el próximo 9 de junio en su natal Veracruz, junto a bandas ya reconocidas del incipiente ambiente independiente del país.

 

“Que sigan creyendo en la escena independiente, sin importar el género, pues México es una país con diferentes culturas y hay muchas bandas que están haciendo música, conscientes de sus raíces, de reflejar lo que ellos viven, que volteen a ver a las bandas que están emergiendo, porque hay mucha calidad” apuntaló Sale Giovanni acordeonista.

 

Los Choclock retoman la propuesta de incendiar consciencias a través del fuego del alma, en la juventud que se apresa a olvidar las heridas de la cotidianeidad, entre la violencia que se vive día con día, con un credo bajo el brazo: las penas se curan entre amor y baile.