«El país estaba al borde del abismo

y con la estrategia propuesta por el candidato electo

hemos dado un paso adelante». Graffiti

Estrategia viene del griego “estrategos” y es la dirección militar, de ahí que el mejor texto sobre estrategia es el libro “De La Guerra” del general prusiano Clausewitz y el concepto nace en el 500 a. de C. cuando Sun Tzu lo expone en “El Arte de la Guerra”. De todas formas, la estrategia complementa los objetivos, las metas y las políticas.

La estrategia es entonces, el vehículo o medio para alcanzar los objetivos. De ahí que la lucha por la libertad de maniobra es inherente a ella, pues sin ésta, no es hay rutas o medios alternativos para diferenciarse de otras propuestas. En corto, “la esencia de la estrategia es el poder elegir qué no hacer”. Táctica y Estrategia van de la mano y no existe una sin la otra. Los militares, ajedrecistas o futbolistas entienden estos conceptos, pero conviene aclararlos para el campo del Politing.

Para Clausewitz la táctica es el empleo de las tropas en el combate y la estrategia es la teoría del empleo de los combates para el fin de la guerra. La diferencia radica en que la primera corresponde a acciones puntuales aplicadas en el corto plazo y la segunda, es el medio dentro de un camino a seguir en el largo plazo, teniendo en cuenta el contexto. Otra diferencia es que a la táctica no le interesa ninguna meta en particular, ni busca conclusión alguna: presenta lo que se puede hacer a partir de contar con ciertos recursos. Pero la estrategia es eminentemente finalista: le interesa un fin a realizar, como medio para llegar al objetivo perseguido. Así, si se tiene imaginación, se cuenta con los recursos necesarios y obviamente si el problema tiene solución, se podrá alcanzar el objetivo.

Consecuentemente, el concepto de “Contacto” es necesario. En la guerra, la estrategia se detiene justo en la frontera y sólo al tomar contacto con el enemigo se inicia la táctica. En las campañas políticas, se detiene donde un elector va a decidir su voto. Cuando un activista habla con un ciudadano, la acción que desarrolla es una táctica, pero cuando es el gerente de Politing quien visita una región, la acción es estratégica. Adicionalmente, la estrategia se refiere a la organización electoral como un todo, mientras que la táctica sólo a alguno de sus componentes. Así, la primera se refiere a objetivos a largo plazo conformada por movimientos simultáneos e integrados entre sí. Así, para implementarla se necesiten tácticas que se sucedan ordenadamente en el tiempo. Por eso, se conciba la estrategia como un conjunto de tácticas integradas, dentro de políticas establecidas con miras a alcanzar unos objetivos determinados, cuantificados en metas concretas.

Además, la estrategia es invisible, como en la fábula de los ciegos que explicaban cómo era un elefante. El primero se topó con su largo flanco. “¡Qué duro es!”, exclamó, “debe ser una pared.” El segundo palpó un colmillo y dijo: “No cabe duda: es una lanza”. El tercero tocó la trompa: “Tiene mucho de serpiente”, supuso. El cuarto tanteó la rodilla: “Es como un árbol”, aseguró. El quinto acarició una oreja y creyó que era un abanico; y el sexto se aferró a la cola, imaginando que era una especie de soga gruesa. Cada uno tenía un poco de razón pero estaban equivocados en la idea global. Así, la estrategia nadie la ve y así lo aseguraba Sun Tzu: “Todos los hombres pueden ver la táctica de conquista, pero no pueden ver la estrategia a partir de la cual se consiguió la victoria”.

Para proponer un mismo lenguaje y recordar las diferencias entre estos conceptos y los objetivosmetas y políticas, tratados en documentos anteriores, imagínese, apreciado lector el viaje de su trabajo a su residencia. El llegar del uno a la otra es un objetivo. La ubicación de la residencia (dirección, calle, carrera, colonia…) son las metas. Las avenidas (boulevard, periférico, circuitos…) que enmarcan las rutas y de donde se puede salir sólo cuando se lo permitan, son las políticas. Los medios para llegar hasta la casa (a pié, en camión, auto, bicicleta…) son las estrategias. Las tácticas, corresponden, entonces, a los cambios de ritmo o velocidad para sobrepasar otros vehículos o transeúntes, detenerse para obedecer las luces, señales o semáforos, desacelerar para esquivar los topes y los obstáculos y en ocasiones hasta desviarse para evitar los huecos que encuentra en el camino…. Entonces, BUEN VIAJE Y FELIZ REGRESO.