Lo menos que puede uno reconocerle al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, es su acierto en el reproche a quienes, desde el equipo de mayor confianza del presidente de la República, balconean persecuciones contra eventuales infractores de la ley, violentando su derecho al debido proceso.

El reclamo tiene relevancia no solo porque su trabajo es vulnerado con temerarios señalamientos públicos de funcionarios ajenos al Ministerio Público federal (que la defensa de los probables imputados puede alegar para evadir la justicia), sino porque lo hizo ante el cuerpo diplomático mexicano adscrito en el extranjero, en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

La directa indirecta surgió como respuesta a la pregunta de la representante de México ante los organismos internacionales en Ginebra, Suiza, Socorro Flores: “¿Hasta qué punto se están tomando en cuenta las recomendaciones que los órganos de tratados han hecho a México, y en particular a la Fiscalía, sobre la instrumentación de derechos humanos, el arraigo, la presunción de inocencia, la persecución de crímenes de delincuencia organizada?

En todas estas iniciativas que están evaluando en la fiscalía, ¿se están tomando en cuenta las obligaciones de México en materia en derechos humanos…?”. Gertz capitalizó la inquietud: “Sí señora. Mire, la Fiscalía como órgano autónomo ha sido muy respetuosa de la presunción de inocencia y qué bueno que usted lo señala porque hay unidades, no de la Fiscalía sino del gobierno, que no respetan esa presunción.

Así que se los haremos saber de parte de usted para ver si nos hacen un poco más de caso.

Porque nosotros sí lo tenemos muy claro, y no hacemos ese tipo de afirmaciones que vayan contra la presunción de inocencia, porque no son legítimas y generan una grave crisis en el aspecto procesal, porque luego nos acusan de faltas al debido proceso y eso no lo hacemos, pero hay quien sí lo hace y todo mundo sabemos”, respondió. Aunque no mencionó su nombre y puesto que se refirió a "unidades" del gobierno federal, el aludido obvio fue Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, quien parece haber apechugado la advertencia porque, elusivo, se limitó a decir: “No tengo ningún comentario al respecto.

Siempre mucho respeto hacia el fiscal y nada más. Mucho respeto...”. Con asombrosa frecuencia, Nieto suele participar en las conferencias mañaneras del Presidente, en las que profiere afirmaciones que engrosan la nómina de perseguidos.

La semana pasada incorporó a la orden Legionarios de Cristo y a Marta Sahagún con la insidiosa y vaga declaración de que se descubrió "un vínculo" de la organización religiosa con la esposa de Vicente Fox.

La afirmación deja ver que el funcionario concibe a la congregación fundada por el depredador sexual Marcial Maciel como algo semejante a un grupo del crimen organizado. ¿Olvida que por su incontinencia verbal en el caso Odebrecht-Lozoya fue cesado como fiscal electoral…? 

 

Fuente: http://bit.ly/2QRnAkg