Hace tres semanas, el 23 de marzo de 2021, la – ahora – excoordinadora de la Frontera Sur de E.U.A., Roberta Jacobsen, en su visita oficial a México amenazó a los migrantes de Centroamérica y México: “No vengan a la frontera. ¡LA FRONTERA ESTA CERRADA!”

La visita de Jacobsen ocurrió mientras el presidente Joe Biden afronta enormes presiones políticas por la situación fronteriza con México. Andrés Manuel López Obrador en una de sus mañaneras descartó tajantemente que México incremente el control migratorio en su frontera Sur con Guatemala y Belice para evitar el ingreso de decenas de miles de refugiados del triangulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) a cambio de una mega mordida: 2.7 millones de vacunas de AstraZeneca envidas por Biden hace dos semanas como “un préstamo”. Insistió nuestro presidente el 24 de marzo: “No aceptamos nosotros visitas de supervisión. Si no somos colonia, no somos protectorado, México es un país independiente, soberano, libre.”

Pues, todo esto ha cambiado totalmente, el mismo día, Biden reemplazó a Roberta Jacobsen – una diplomática de carrera con un dominio absoluto del español y con décadas de experiencia en América Latina – más recientemente como embajadora de E.U.A. en México – con Kamala Harris, la vicepresidenta. Harris es exfiscal y luego senadora del estado de California, sin experiencia en diplomacia sin experiencia alguna en América Latina y no habla ni una palabra de español. Pero a pesar de esto, afirmó Biden: “Cuando ella hable, hablará por mi y no tiene que consultarlo antes conmigo.” Con este cheque en blanco, Kamala Harris anunció – sin consultarnos – que visitará tan pronto como sea posible  México y Guatemala en un viaje de inspección como parte de su misión de abordar las causas que originan  la llegada de personas migrantes a nuestra frontera Sur.” A mi me encomendaron abordar las causas fundamentales que llevan a la migración” en una rueda de prensa este miércoles el 14 de abril. Dos días antes, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció que los Estados Unidos ha llegado a un acuerdo con México, Honduras y Guatemala para que movilicen a decenas de miles de militares y policías en sus fronteras para frenar la migración hacia Estados Unidos. De acuerdo con Psaki, México va a enviar 10 000 soldados a su frontera Sur y Guatemala enviará 1 500 policías a sus fronteras con Honduras y México en tanto Honduras desplegará 7 000 elementos a su frontera con Guatemala.

Pues, ¿Que dice México?: Nada – silencio total, excepto por un rumor de que el canciller Marcelo Ebrard también le transmitió al presidente la orden de Biden para que México cerrara su frontera con Guatemala y Belice. ¿Y Honduras y Guatemala?: Los gobiernos de ambos países emitieron, un día después, comunicados oficiales que afirmaron que ¡NO EXISTE tal pacto! Textualmente: “Los supuestos acuerdos entre E.E.U., México, Honduras y Guatemala para movilizar militares y policías en sus fronteras son incorrectos y no existen. ¡El Departamento de Estado de E.E.U. debe emitir una aclaración sobre el tema!”

No obstante, un día después, la emisora de TV – The Voice of America (VOA) del gobierno estadounidense divulgó un anuncio formal titulado: “Más militares para desalentar la migración: Acuerdo de los Estados Unidos con países latinoamericanos”.
¿Pues, Sr. Presidente, ahora como va a prohibir la visita de supervisión de Kamala Harris, como va a proteger nuestra soberanía, nuestra independencia como usted protestó hace tres semanas?

Dr. Juan Carlos Botello
Director Académico
Facultad de Comercio Internacional y Logística
UPAEP

Dr. Werner G.C. Voigt
Profesor Emérito