Uno de los más aferrados en su momento y aplaudidores del régimen de López Obradorista y su invento de la llamada “Cuarta Transformación”; el autodenominado analista político A. Jalife apuntó en una entrevista reciente que de la izquierda ideológica mexicana que tanto defendían en su inicio ya no queda nada, se ha ido dinamitando pues la política de quién se dice llamar "el presidente de todos los mexicanos" tiene un trasfondo muy idéntico al de los demócratas de los E.U.

Hace más de una década un grupo de profesionistas regios desayunaron en El Blanquillo en Nuevo León, con el entonces candidato presidencial Andres Mnuel. Uno de los comensales de  afición filósofo le recordó al entonces candidato presidencial que los griegos tenían muy claro que (preferir a la clase alta era humillar a los pobres y que preferir a los pobres era asustar a los ricos). y cerró la reflexión diciéndole que a quienes había que acercarse era a la “clase media”, que es aspiración de la clase baja y el sostén de la clase alta. Esa máxima de los griegos no la aplicó el candidato de la entonces alianza PRD, MC y PT en la elección 2012.

En fecha reciente el 29 de marzo  se publicó un artículo en un medio de circulación nacional, donde su autor Ricardo Salinas, dice que el INE debe desaparecer porque según  señala “el INE ya no está  a la altura que México necesita” que el INE no es democrático. Se le olvida a Ricardo Salinas, que el instituto no es un ente democrático su función es ser árbitro electoral y que sus resoluciones deben ser totalmente apegadas a la ley electoral y en caso de inconformidad el quejoso sea partido político o ciudadano puede recurrir al tribunal federal electoral e interponer los recursos pertinentes de acuerdo a su inconformidad político electoral.