Una idea destinada a fracasar o en el mejor de los casos a funcionar a “medio gas”.

 

Si bien a lo que esta haciendo el mal llamado presidente de México, no se le pueden nombrar “ocurrencias” ni “caprichos”, puesto que las mismas medidas que busca implementar, como medidas clientelares que funcionan al mismo tiempo como distractores y bonos sociales, se han realizado en otros países.

 

Una de las implementaciones que esta buscando el turista de palacio, se realizó de la misma manera en Venezuela, con el llamado Gas Comunal, realizado en tiempos de Hugo Chávez, una gasera propiedad del Estado, misma que no remedió la escases del energético, ni abarató el producto, por el contrario condenó a que más venezolanos usen leña y carbón para cocinar sus alimentos y que hasta este momento, Gas Comunal, acumula denuncias de corrupción entre sus altos mandos.

 

De acuerdo con cálculos de conservadores, la implementación de una gasera pública dependiente de PEMEX, costará a las arcas 11 mil millones de pesos, entre toda la infraestructura necesaria, algo que en si mismo implicará contraer más deuda para Petroleos Mexicanos.

 

Para entender la creación de este elefante blanco, el Estado tendrá que especular con los permisionarios de Gas LP, llamándolos “Otra Mafia”, a pesar que los precios del mismo, no se fijan por ocurrencias de ellos, sino que se encuentran regulados por parámetros internacionales, si bien estos precios se inflan de acuerdo a la ley de oferta y demanda.

 

El 81 por ciento del gas que se consume en el país es importado y su precio se encuentra determinado por el mercado internacional, el descuido institucional ha logrado que el precio del energético ha incrementado de manera importante en más del 38 por ciento desde 2018, por ello se deben tomar medidas a través de la Secretaría de Energía (Sener) y a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), para determinar si existe un diferencial entre los precios de venta a las gaseras y al publico; las acciones emprendidas para controlar y sancionar a las empresas gaseras que distorsionan el valor del producto, en detrimento del consumidor; y el estudio de mercado e impacto económico sobre el que se sustenta la creación de la nueva paraestatal.

 

Básicamente lo que tienen que hacer es su trabajo…