Muy mal se veía tras ser detenido por elementos de la Fiscalía General de la República y de la Secretaría de la Marina, en un acomodado vecindario de Naucalpan, Estado de México.

El  super y expolicía, considerado el funcionario más cercano al ex secretario de seguridad federal Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos, había estado en calidad de prófugo desde septiembre de 2020.

Las denuncias que enfrenta Cárdenas Palomino en México y en Estados Unidos, no son ligeras. En México, la Fiscalía mexicana le imputa el delito de tortura, en modalidad de autor material. En Estados Unidos, la Corte del Distrito Este de Nueva York lo acusa de brindar protección al Cártel de Sinaloa, cargo que comparte con sus estrechos ex colaboradores Genaro García Luna y Ramón Eduardo Pequeño García.

Para Cardenas Palomino,ex titular de Seguridad Regional de la Policía Federal (PF), exfuncionario del Cisen, de la SEIDO, exdirector de investigación policial y también de seguridad privada de la Agencia Federal de Investigación (AFI), y ex coordinador de Inteligencia de la Policía Federal, también pesa sobre sus hombros, otra investigación.la más relevante, y la cual lo vincularía en México y en Estados Unidos, con sus otros dos ex allegados más cercanos en tiempos de la llamada Guerra contra el Narco. 

con declaraciones en diciembre de 2019 de Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, el llamado “Cártel de la Policía Federal”, supuestamente encabezado por García Luna, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, habría movido más de 2 mil 600 millones de pesos y 77 millones de dólares de la SSP, a través de la empresa Nunvav Inc., y de otras más empresas hasta ahora no identificadas.

De aclararse esta trifecta: la de presunta tortura, colusión con el crimen organizado y desvío multimillonario de recursos públicos, quedaría revelado con detalle el supuesto modus operandi del antiguo aparato de Seguridad en el sexenio de Felipe Calderón durante el inicio y apogeo de llamada Guerra contra el Narco. 

Por lo tanto,faltaría comprobar en México y en los Estados Unidos las graves y fuertes acusaciones que pesan sobre los hombros de tres de los ex funcionarios de Seguridad más poderosos e influyentes de México, en su sexenio.

solo faltaría la captura del tercer personaje, de la tercia perfecta de malos servidores públicos federales.