Uno de los más aferrados en su momento y aplaudidores del régimen de López Obradorista y su invento de la llamada “Cuarta Transformación”; el autodenominado analista político A. Jalife apuntó en una entrevista reciente que de la izquierda ideológica mexicana que tanto defendían en su inicio ya no queda nada, se ha ido dinamitando pues la política de quién se dice llamar "el presidente de todos los mexicanos" tiene un trasfondo muy idéntico al de los demócratas de los E.U.

 

"Los países están gobernados por programas, la geopolítica pesa mucho, tenemos tres mil kilómetros de frontera con Estados Unidos, dependemos de ellos en cinco de nuestros principales ingresos".

 

De acuerdo al reconocido analista, estas relaciones establecidas entre ambas naciones y a través de sus gobernantes y los dueños de los medios de producción, se entrelaza una ubicuidad de dependencia sacrificada, caso contrario de integrarse a una independencia económica, que conlleva en sí misma gastos de recursos.

 

Con esta premisa analiza a los presuntos "candidatos" de distintas fuerzas políticas en el país para integrarse a la sucesión por la presidencia de México, en caso de que el titular del ejecutivo federal no decida "por el bien del pueblo" intentará su reelección, pues esto representaría un regreso a los principios del siglo XX con lo realizado por el dictador Porfirio Díaz y quién mantiene más similitudes con López que con Madero.

 

El analista adelantó "El presidente es travieso, es (lúdico), le encanta dejar con adelanto, y los deja correr para que se estrellen solos, se divierte con su gente allegada".

 

Además, aseveró que Morena “heredó los peores defectos conjuntos del PRD, PRI y PAN, es un adefesio eso”

 

Añadió que no existe la democracia dentro de Morena, e indicó que “se apoderaron del partido un grupo de vividores”, entre quienes mencionó a P. Ignacio, Taibo II, P. Salmerón y a Martí Batres, pues la lista de arrepentidos sigue creciendo. Las acciones y actitudes que están tomando, no sólo el presidente, sino todos los integrantes del partido que creó, ya no les está gustando nada a los que tanto los defendieron en su momento.

 

Y en el caso del Senador Monreal, quien fue el ganador de la elección del 6 de junio fue este con sus 8 candidatos hoy flamantes gobernadores de varios estados quien se llevó el mejor paquete junto con varias delegaciones de la Ciudad de México, esto quizá alentó a Ricardo Monreal para sentirse el próximo candidato Morenista para contender por la presidencia de la república lo que tal vez no entendió el Senador Monreal, es que el presidente no busca un candidato de Morena, lo que él busca es un candidato López Obradorista que le sea fiel y que no lo traicione, como ha pasado en la historia política de nuestro país. Tal vez por eso algunos mencionan que López Obrador, tiene un tapado para la sucesión presidencial.