La determinación del INE de aprobar un acuerdo para los 15 estados que tendrán renovación de gubernatura en el 2021, siete tendrán que ser encabezadas por mujeres, es una oportunidad histórica que fortalece al sector femenino y que de ninguna manera es una “dádiva, ni caridad”, más bien una obligación que se debe cumplir.

 

Esta decisión de los consejeros y consejeras en el máximo órgano electoral ha generado diversas reacciones, principalmente de quienes jamás estarán de acuerdo en que una mujer gobierne una entidad, como el senador “misógino” de Morena Ricardo Monreal, quien junto con sus “cómplices” de su patriarcado, de inmediato reaccionaron amenazando que van impugnar dicha determinación por ser inconstitucional.

 

¡Sorprendente!

 

Los del “patriarcado monrealista” alegan que la acción del INE  no es legislativa de acuerdo con el principio de legalidad, las autoridades sólo deben hacer lo que la Constitución y la Ley les faculta.

 

“No se puede imponer a un estado el género por el que debe ser gobernado; esa es la democracia (…) El INE no puede hacer nada que la ley no le autorice porque entonces está incurriendo en la invasión de esferas de competencia de uno de los poderes”, así lo manifestaron.

 

Sin embargo, la respuesta del INE no se hizo esperar. La consejera Dania Ravel y el consejero Ciro Murayama recordaron que a partir de la reforma constitucional de 2019 en materia de paridad se estableció en los artículos 35 y 41 que dicho principio es aplicable a todos los cargos de elección popular.

 

Mientras que las consejeras Adriana Favela y Carla Humphrey defendieron que el INE, sí está en facultades, pues no discute una legislación, sino lineamientos, como ha hecho en otros asuntos electorales que no están debidamente establecidos en la ley, pero además el proyecto del órgano electoral para garantizar el principio de paridad en candidaturas a gubernaturas fue elaborado en acatamiento a una sentencia del TEPJF.

 

este acuerdo es una buena oportunidad para garantizar la paridad en los cargos a elección popular, porque en la historia democrática de México solo siete mujeres han ocupado una gubernatura en el país.

 

Es más, en 25 estados de la República nunca ha gobernado una mujer, entre ellos Oaxaca, donde también hay mucha resistencia por los partidos políticos para cumplir con la paridad de género, aunque hoy será prácticamente obligatorio, esperamos que no tiren el acuerdo en los tribunales si es que este es impugnado.

 

El acuerdo que fue votado en lo general, falta la discusión en cada partido, de hacerse efectivo, cada uno de los institutos políticos tendrán que cumplir con esta disposición, caso contrario corren el gravísimo riesgo de que el INE les niegue el registro de dichas candidaturas o puedan perder el registro.