Un par cartas movieron este fin de semana los entretelones políticas del presidente de México, son dos cartas de reclamo y de desilusión que no llegan de sus detractores de la derecha de los conservadores, de los neoliberales o de los fifís o de cualquier otro calificativo según el inquilino de palacio.

Como “grave error histórico” y engaño al pueblo de México, califica Muñoz Ledo (Porfirio) el hecho de que no se lleve ante un Juez a los tres expresidentes (Salinas, Calderón, y Peña), señalados por Lozoya en el documento escrito (63 cuartillas) que  junto a videos (15 horas de grabaciones) ha entregado al fiscal general del país (Gertz Manero) como pruebas en su calidad de testigo colaborador, de los escandalosos casos de corrupción en México, durante los gobiernos neoliberales (de Salinas y Peña) y que involucran también a los candidatos perdedores en la contienda presidencial del 2018 (Anaya y Meade), así como a un listado grande de funcionarios y legisladores del PRI-PAN que se desempeñaron en el Gobierno Federal pasado (2012-2018).

La Secretaria de Educación Pública, solía ser una de las mayores instituciones con problemas políticos y sindicales durante los últimos sexenios por esa dependencia pasaron los conflictos con el SNTE, de la maestra Elba Esther Gordillo, también con la rebelde y chantajista CNTE, sin olvidar el saqueo de enciclomedia, la crisis de las pruebas PISA, y los pobres resultados que nos instalaron como uno de los países con el más ineficiente sistema educativo.

El primer  golpe contra el crimen organizado del gobierno de la 4t, fue dado el domingo en la madrugada con la captura de José Antonio Yepes alias “el marro”, atrás quedaron los abrazos y en una acción coordinada la Secretaria de Seguridad, la Secretaria de la defensa, la Guardia Nacional y la Fiscalía General de la Republica y la Fiscalía de Guanajuato.

Trump vs Biden, no sólo significa un nombre, un partido político, un Presidente, son dos los escenarios de hacer política de una forma totalmente divergente; ambos representan por un lado el perfil conservador, equilibrado e incisivo, defensor de la nación y la patria; por el otro, el control absoluto, la media como impulso al liberalismo y el progresismo, los negocios por encima de los intereses nacionales y la desgastada globalización.

La extradición de Emilio Lozoya, no es el único terremoto politico que está sacudiendo a la “vieja elite política” del PRI, la Secretaría de la Función Pública, anunció esta semana que está investigando los bienes de Miguel Ángel Osorio Chong, esta es solo la punta de la madeja, de la historia de fondo que persigue quien fuera el poderoso Secretario de Gobernación en el sexenio de Peña Nieto:

No hay duda que el Presidente AMLO, tiene todos los mejores argumentos para justificar su mini cumbre a Washington con el Presidente D. Trump, y aun a contra corriente de sus críticos que vieron en este viaje un apoyo abierto a la reelección del inquilino de la Casa Blanca, no hay que subestimar que tanto el inquilino de Palacio Nacional como el Canciller M. Ebrard calcularon los riesgos, la apuesta les funciono por lo menos de aquí a Noviembre, diferente al riesgo, que corrieron el Presidente Enrique Peña y su Secretario de Hacienda Luis Videgaray, quienes al darse el inesperado  triunfo de D. Trump, acabaron cambiando favores y Luis Videgaray, resurgió como el nuevo Canciller.