La temporada de promesas, propuestas y protestas llegó y con ésta, una serie de mensajes ideados para provocar emociones, sentimientos o deseos en materia política en los mexicanos.

Sí, las campañas electorales rumbo a la Presidencia de la República comenzaron (formalmente) hace algunos días, en medio de ataques y descalificaciones entre los abanderados de cada una de las coaliciones, dirigentes partidistas y uno que otro diputado o senador.

Pocas cosas pueden resaltarse en lo que va del naciente proceso electoral federal, quizá porque es una carrera de resistencia y como tal, los participantes se dedican a administrar sus energías y seguramente, se emplearán a fondo durante el último mes para tratar de cerrar fuerte y ganar por amplio margen.

El puntero

Uno de los aspirantes que ha mantenido el protagonismo, aún sin esforzarse al máximo, es Andrés Manuel López Obrador, quien mantiene el primer sitio desde la precampaña e incluso, ya amplió su ventaja (42 por ciento [%] de la intención de voto, según la encuesta realizada por la firma Berumen & Asociados, publicada por el diario El Universal el 9 de abril) con respecto a su más cercano perseguidor.

El buen paso de su campaña es multifactorial: El primero es gracias al tiempo de exposición; es decir, su prolongada aparición en medios de comunicación y plazas públicas durante los últimos 18 años, hace que más del 90% de los mexicanos lo conozca o haya hablado de él.

Más congreso

Otro elemento a considerar es su proximidad con las “masas”, debido a sus frecuentes recorridos por todo el país y el lenguaje sencillo que maneja en sus discursos y entrevistas. Esto lo convierte en un político “empático” que conecta fácilmente con el elector.

Además de fijar la agenda semanal de temas, los mensajes (spots) de AMLO no resaltan las cualidades del tabasqueño o su oferta de gobierno, sino que va un paso más allá al buscar fortalecer y consolidar la campaña de los legisladores federales de Morena, indispensable si quiere obtener la mayoría en el Congreso de la Unión.

A la caza

En contraparte, el candidato del Frente por México, Ricardo Anaya, quien va en el segundo lugar de las encuestas y aún, con posibilidades de triunfo.

De los demás abanderados registrados, el ex líder del PAN es el personaje que posee la estructura electoral y los recursos económicos más grandes que pudieran quitarle puntos a López Obrador y quizá, desbancarlo del primer sitio; no obstante, el equipo de asesores del queretano ha cometido varios errores, algunos tan básicos.

Emociones ausentes

Una campaña política se disputa y se gana en los medios, para eso se deben elaborar y difundir mensajes emotivos que sean consumidos o asimilados por los ciudadanos, porque ellos votarán en todo momento con el “corazón” y no con la “razón”.

Y es que uno de los desaciertos de Anaya es que su speech carece de frases contundentes, asimismo, retoma muchos programas fallidos y rechazados del pasado reciente, en específico de las dos administraciones panistas (encabezadas por Vicente Fox y Felipe Calderón), tales como la guerra contra el crimen organizado y el modelo económico.

En cuanto a sus spots de radio, televisión e internet, estos siguen la misma tónica: no cautivan al “público meta”, explotan la palabra “cambio”, cuando ésta es una contradicción, pues si algo caracterizó a los dos sexenios de Acción Nacional fue su no rompimiento con las prácticas de antaño.

Para entenderlo mejor: El PAN no puede hablar de cambio, como el PRI no puede ofrecer honestidad ni Morena de un proyecto innovador.

Tampoco será con frases de apoyo de “figuras” como Diego Fernández de Cevallos, Miguel Ángel Mancera, Xóchitl Gálvez o Luis Donaldo Colosio Riojas como Anaya repuntará en la lucha presidencial, ya que está demostrado que entre menos aparezcan los políticos en los anuncios, mayores son las posibilidades de persuadir a la gente.

Faltan más de dos meses y medio para el 1 de julio y las campañas de las tres coaliciones tomarán diversos rumbos. Una descenderá y se estancará en el tercer sitio y las dos restantes pelearán con todo lo que esté a su alcance, mientras tanto, los mexicanos continúan esperando una batalla de altura y no, simples llamados electorales.

TWITTER:  

@LccPibe

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA PUEBLA


 


espadas