Los partidos políticos deben solicitar a sus aspirantes la firma del formato conocido como “3 de 3 contra la violencia”, el cual debe ser signado de buena fe y bajo protesta de decir la verdad de que estas personas no han sido condenadas o sancionadas por violencia familiar, delitos sexuales o como deudores alimentarios.