La suspensión definitiva que determinó el juez Juan Pablo Gómez Fierro en contra de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica es absurda, no es constitucional, ni obedece a las reglas juicio de amparo; al contrario, responde a otro tipo de preceptos e intereses, por lo que “es una resolución metafísica”, advirtió el senador Martí Batres Guadarrama.