La alcaldesa electa de la capital poblana, Claudia Rivera Vivanco, rechazó que su reciente gira por Estados Unidos que incluyó las ciudades de Washington y Nueva York, donde visitó el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, hayan tenido la finalidad de contraer una deuda para su próxima administración, como lo habrían afirmado algunos militantes de Morena.

 

Empero que la finalidad fue la de concretar acercamientos que le permitan fiscalizar los proyectos y tener un diagnóstico preciso, para emprender las estrategias necesarias para implementar su proyecto de ciudad incluyente.

 

“Haberme involucrado de manera institucional en la entrega-recepción, ha brindado frutos positivos, pues me permite elaborar el proyecto de ciudad incluyente” expresó.

 

Señaló que ningún municipio puede contraer deuda alguna con los antes referidos organismos, aclarando así mismo que en apego a la transparencia, el viaje tuvo un costo de 60 mil pesos, cantidad que cubrió con sus propios recursos.

 

Destacó que seguirá siendo critica con la actual administración estatal cuando la situación lo amerite, pero ahora su papel es el de una funcionaria electa, por lo que puntualizó que su encuentro  con el actual alcalde, Luis Banck Serrato, se llevó a cabo desde un marco completamente institucional, desechando las señalamiento que le vinculan con grupos del Partido Acción Nacional.

 

“He dejado muy claro que no estoy dispuesta a recibir una administración fallida y el alcalde Luis Banck, ha sido apropiado y diplomático, hasta este momento puedo calificar como positivo el ejercicio que hemos realizado”.