En el lugar, se desplegó un significativo número de paramédicos, bomberos, policías y unidades de emergencia de Tehuacán, la región y otros estados.

 

Este 4 de julio se cumplen 17 años de una tragedia que enlutó a los pobladores de la Sierra Negra. En 2007, un alud sepultó un autobús con 32 pasajeros en Zacacoapan, Eloxochitlán, sin dejar sobrevivientes.

 

El fatídico evento ocurrió alrededor de las 05:30 horas, cuando un autobús de la línea Sierra Negra Te-Tla se dirigía a Tehuacán sobre la carretera Tehuacán-Tlacotepec de Díaz. Un alud de más de 30 toneladas de rocas y tierra, desprendido del cerro debido a las fuertes lluvias y las malas condiciones del tramo carretero, sepultó completamente el vehículo.

 

La tragedia se agravó por la inacción de las autoridades, quienes habían sido alertadas previamente por los pobladores sobre una fisura en el cerro. Sin embargo, no tomaron medidas hasta que ocurrió el fatal accidente.

 

El desastre, que tuvo lugar el miércoles 4 de julio de 2007, resonó a nivel nacional e internacional. En el lugar, se desplegó un significativo número de paramédicos, bomberos, policías y unidades de emergencia de Tehuacán, la región y otros estados. Con el apoyo de maquinaria pesada, trabajaron durante tres días para recuperar los restos de las víctimas.

 

Anualmente, los habitantes y familiares de las víctimas realizan una misa en memoria de los hombres, mujeres y niños que perdieron la vida, recordando una de las peores tragedias en la Sierra Negra.