Por confusión, familiares de paciente viven dos veces en un fin de semana  proceso funerario.

 

ERROR2.JPG - 52.77 kBFinalmente el anuncio del médico tratante del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que fue hecho de manera errada en el Hospital General de Zona (H.G.Z.) número 1 de "La Loma" en Tlaxcala se cumplió, cuando doña Teresa -N- la ama de casa y comerciante perdió la batalla por su vida, y con ello los deudos (por segunda ocasión) tuvieron que vivir el proceso para darle el último adiós.

 

Y es que el pasado sábado, con sentimientos razonablemente encontrados, a la espera de una explicación satisfactoria o al menos una disculpa que permitiera sobrellevar la situación recientemente vivida; frente a las instalaciones del nosocomio ubicado en la ciudad capital, permanecieron los familiares de una paciente que aún era atendida por posible Covid-19 y que ese mediodía "por error" fue declarada muerta.

 

Anuncio que según narración de los denunciantes, por recomendación del personal médico, alrededor de las 11:30 horas los obligó a atender de forma acelerada las cuestiones funerarias, que van desde el manejo y preparación del cuerpo, la misa con llamados de campana, los trámites para la inhumación y hasta el rascado de la tumba que dijeron finalmente quedó a medias; ya que al atender la expedición del acta de defunción en el área de Trabajo Social, les fue explicado que hubo una confusión.

 

Debido a que la mujer identificada como Teresa -N- de unos 65 años de edad, originaria de Santa Cruz Techachalco comunidad perteneciente a Panotla en Tlaxcala estaba viva, ya que por alguna razón no clara al ser atendida por un cuadro respiratorio agudo en el área Covid-19 del IMSS La Loma, fue confundida con la paciente de la cama de al lado, quién sí falleció por una "neumonia atípica por posible Covid"; quién al igual que su familiar respondía al mismo nombre y fue decretada sin vida a causa del coronavirus.

 

"Es un error garrafal", atinaron a decir los denunciantes.

 

Quienes angustiados pidieron a las autoridades una disculpa satisfactoria, pero tambien la garantía o el compromiso de que recibirá buena atención, evitando que su paciente pueda ser objeto de represalias por parte del personal médico, el que horas antes en ese mismo hospital protagonizó una manifestación pública en exigencia a sus superiores de la dotación puntual de insumos y mejores condiciones laborales. Ambos casos de los que hasta el momento el instituto no ha dado una boletín o postura oficial.