• Se realizará a partir del miércoles 8 de mayo.
  • El Senado se ocupará de las leyes secundarias de la Guardia Nacional; la reglamentaria de extinción de dominio; la constitucional en materia de paridad de género y la de trabajadoras del hogar.
     

El Pleno de la Comisión Permanente aprobó, por 30 votos en favor y seis en contra, realizar un periodo extraordinario de sesiones, a partir del próximo miércoles 8 de mayo. Discutirán y, en su caso, aprobarán la reforma constitucional en materia educativa. La Sesión de Congreso General, para declarar la apertura de las sesiones extraordinarias, se llevará a cabo el mismo día, a las 10:00 horas.

 

Durante las sesiones extraordinarias, las Cámaras del Congreso de la Unión se ocuparán exclusivamente de desahogar el proyecto de decreto por que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución, en materia educativa.

 

Adicionalmente, el Senado de la República se ocupará de todo el proceso legislativo exclusivamente de: Las reformas y expedición de las leyes secundarias de la Guardia Nacional, la legislación reglamentaria en materia de extinción de dominio, la reforma constitucional en materia de paridad de género y la reforma en materia de personas trabajadoras del hogar.

 

En el acuerdo se establece que las Presidencias de las Mesas Directivas de cada Cámara, convocarán a las sesiones extraordinarias que sean necesarias, a fin de tratar los asuntos previstos. Cada Cámara realizará la correspondiente clausura de dichas sesiones, una vez que determinen atendidos los asuntos del decreto o cuando así lo consideren.

 

Durante la discusión del acuerdo, el senador Damián Zepeda, del PAN, dijo que se quiere forzar una reforma que no logra el consenso de todos los legisladores, como sí sucedió con la aprobación de la reforma laboral y la creación de la Guardia Nacional. Señaló que esta reforma educativa perjudica a los maestros y se manifestó en contra del periodo extraordinario, “que quiere dar un madruguete educativo”.  

 

Ana Lilia Rivera, senadora de Morena, refirió que el país no puede esperar más para que haya una reforma en materia educativa. El Congreso sí tiene tiempo para dialogar y que ésta se logre. Dijo que seguramente esta legislatura no dejará una ley perfecta, pero sí una en el camino, para que las siguientes legislaturas encuentren el rumbo hacia una educación pública, gratuita, democrática, popular y de calidad. 

 

En su turno, el senador del PAN, Víctor Oswaldo Fuentes Solís, aseveró que no están de acuerdo con el periodo extraordinario. “Sería una sesión apresurada. No hay argumentos”, dijo. Pretenden regresar prerrogativas y privilegios al magisterio, comentó. 

 

Miguel Ángel Mancera Espinosa, senador del PRD, indicó estar en favor de trabajar integralmente en el periodo extraordinario. Sin embargo, solicitó modificar el decreto para agregar la discusión de otras normas, como las leyes secundarias de la Guardia Nacional, que tiene fecha perentoria, el próximo 25 de mayo.

 

El senador Dante Delgado, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, se declaró en contra del acuerdo presentado, “pues no respeta lo pactado en la última sesión ordinaria”. Señaló que la proposición sólo pretende abordar la reforma educativa y deja de lado la discusión de las leyes complementarias de la Guardia Nacional y la reforma constitucional en materia de Paridad de Género.

 

En su participación, el senador del PRI, Manuel Añorve Baños, manifestó que su partido no apoyará el acuerdo si no se modifican diversas reservas de la Reforma Educativa. Además, dijo, se debe respetar el acuerdo previo de la Jucopo, pues urge discutir las leyes secundarias de la Guardia Nacional para enfrentar los problemas de seguridad.

 

El senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, aseguró estar de acuerdo con las propuestas de los senadores Mancera, Delgado y Añorve para que el Senado aborde, además de la reforma educativa, la legislación secundaria de la Guardia Nacional, la ley reglamentaria sobre extinción de dominio, y las reformas constitucionales en materia de paridad de género y trabajadoras domésticas.

 

Del Grupo Parlamentario de Morena, el diputado Porfirio Muñoz Ledo dijo que el análisis de la reforma educativa contó con Parlamento Abierto en la Cámara de Diputados. No hay razón para posponerlo, argumentó, y pidió no complicar asuntos de por sí difíciles. Se pronunció por tratar sólo este tema en la sesión extraordinaria. 

 

El senador Oscar Eduardo Ramírez Aguilar, también de Morena, manifestó que el tema educativo en el país ya no aguanta más. No es un capricho, aseguró. Es una urgencia nacional. Advirtió que hace falta discutir una agenda legislativa amplia –temas relacionados con la Guardia Nacional y a la paridad-  que permita llegar, en los próximos meses, a un desahogo de trabajo legislativo para beneficio del país. 

 

Además, invitó a la Cámara de Diputados a que incluyan la discusión del Plan Nacional de Desarrollo del actual gobierno, en el periodo extraordinario. “Por los tiempos fatales”, argumentó.

 

El diputado federal, Raúl Eduardo Bonifaz Moedano, de Morena, apoyó la apertura del periodo extraordinario para abordar el tema de la reforma educativa, porque además de ser un asunto en el que se coincide en ambas Cámaras, urge modernizar la educación. Se necesita dotar a la nación de una educación popular, incluyente y de calidad para los niños, niñas y adolescentes. Propuso modificar el artículo tercero de la convocatoria para que la sesión de Congreso General sea “a las 10:00 horas de este miércoles 8”.

 

Por el Grupo Parlamentario del PT, el diputado Reginaldo Sandoval Flores destacó que ante la nueva realidad política es necesario “acortar” los periodos de receso legislativo, a fin de desahogar los temas urgentes del Congreso.

 

La diputada Dulce María Sauri Riancho, del PRI, consideró que era “absolutamente posible -desde el punto de vista político y del procedimiento parlamentario- establecer una convocatoria donde cada Cámara estableciera su agenda”

 

El diputado Tonatiuh Bravo Padilla dijo que el Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano respalda el periodo extraordinario de sesiones, y que ambas Cámaras deben trabajar para sacar una agenda común que permita aprobar los temas pendientes del Congreso.

 

En tanto, el diputado Mario Delgado Carrillo, dijo que comparten la urgencia de la agenda nacional, pero una vez que el Senado desahogue los asuntos pendientes, “nosotros vendremos a solicitar un periodo que permita sacar adelante el tema de paridad de género, Guardia Nacional y extinción de dominio. “No ignoramos la obligación que tenemos con el Plan Nacional de Desarrollo, ya tenemos un acuerdo aprobado por el Pleno de la Cámara”, puntualizó.

 

El diputado Juan Carlos Romero Hicks, del PAN, recordó que en las últimas legislaturas se convocaba a periodo extraordinario cuando existían iniciativas y dictámenes, pero en este momento no hay materia. Cuestionó que no se conozca de manera formal la minuta que devolvió el Senado, ni que haya iniciativas en materia de Guardia Nacional. Advirtió que, por ello, puede haber litigios y controversias que perjudiquen el trabajo republicano.

 

En la discusión para modificar el acuerdo, en contra, el senador Damián Zepeda Vidales, del PAN, aseguró que es insostenible votar por un periodo extraordinario cuando no hay materia para el debate. No existen dictámenes en materia de seguridad pública o educativa. La solución “nos va a traer muchísimos más problemas”, opinó.

 

El diputado del PAN, José Elías Lixa Abimerhi, se pronunció en contra de buscar una pronta aprobación de temas que aún no generan consensos. Lo que no se construye con consensos no rinde buenos frutos. Además, se deben construir los documentos que generen certeza jurídica de lo que se va a discutir en la Cámaras, señaló.