Luego de perder su registro como institutos políticos, Nueva Alianza y el Partido Encuentro Social (PES) enfrentarían dificultades para cubrir adeudos, multas u obligaciones laborales, a pesar del financiamiento millonario con el que contaban mientras se encontraban activos, actualmente reportaron tener escaso patrimonio y ningún inmueble propio.

Javier Villarreal Hernández, extesorero de Coahuila en la administración de Humberto Moreira Valdés, acusó al exgobernador de haberse apropiado de unos 3 mil millones de pesos tanto para él como para el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Según declaraciones del exfuncionario ante fiscales españoles en Estados Unidos, algunas de las empresas del exlíder del PRI llegaron a facturar hasta 600 millones de pesos.