El capo señala que entregó sobornos millonarios; EPN y Calderón se dicen difamados

 

Emma Coronel, esposa de Joaquín Guzmán, asistió a la audiencia. Foto: AFPEl abogado del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán aseguró ayer que el cártel de Sinaloa pagó millonarios sobornos a las dos últimas administraciones federales del gobierno mexicano, al arrancar el juicio en contra del capo en Nueva York, Estados Unidos. Sin embargo, el presidente Enrique Peña Nieto, y su antecesor, Felipe Calderón, negaron haber recibido sobornos del cártel de Sinaloa, como denunció la defensa de El Chapo.

 

“El gobierno de @EPN (Enrique Peña Nieto) persiguió, capturó y extraditó al criminal Joaquín Guzmán Loera. Las afirmaciones atribuidas a su abogado son completamente falsas y difamatorias”, escribió en la red social Twitter, Eduardo Sánchez, vocero de la presidencia mexicana.

 

Calderón también emitió un mensaje en Twitter. “Son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones que se dice realizó el abogado de Joaquín El Chapo Guzmán. Ni él, ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona”.

 

Ante el jurado, el defensor, Jeffrey Lichtman, aseguró que el verdadero jefe del cártel de Sinaloa es Ismael El Mayo Zambada, coacusado en el proceso y prófugo de la justicia; en su intervención, aprovechó para señalar que su cliente es un chivo expiatorio.

 

La fiscalía, no obstante, lo presentó como un despiadado asesino que durante 25 años envió a Estados Unidos decenas de toneladas de droga. El Chapo se declaró inocente, pero en la diligencia se presentaron como evidencias más de 300 mil páginas de documentos y al menos 117 mil grabaciones de audio, más centenares de fotos y videos.

 

Los argumentos de apertura comenzaron con retraso luego de la retirada de dos jurados que fueron reemplazados: una mujer que aseguró que el proceso le está provocando problemas de salud, y un hombre que dijo que no podría mantenerse si deja de trabajar durante más de cuatro meses, la duración estimada del juicio.