No voy a solicitar ningún privilegio especial”, dijo la virtual presidenta electa

 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de años de mantener una licencia que le permitió ser funcionaria pública sin perder su calidad de académica-investigadora en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la virtual presidenta electa, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció que en los próximos meses terminará su relación contractual con la institución y no solicitará “ningún privilegio especial” para conservarla.

 

“En el Estatuto del personal académico se establece que solamente puede uno tener seis años de licencia. Entonces, mi relación digamos contractual con la UNAM, pues termina en estos meses, porque no voy a solicitar ningún privilegio especial. Es muy claro el Estatuto del personal académico, pero bueno, pues el cariño ahí a la UNAM está”, dijo.

 

La morenista sacó el tema en su conferencia de este mediodía para intentar desviar la pregunta sobre las críticas que especialistas del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM hicieron sobre las 20 iniciativas de reforma que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 5 de febrero.

 

Entonces, siguió al contar que en 1994 regresó del extranjero donde hizo estudios académicos. “Ahí todavía había el derecho de que quien había recibido una beca de la UNAM tuviera la posibilidad de tener un año, se llamaba el ‘artículo 59’, supongo que todavía existe”, explicó.

 

Luego, hizo su concurso de oposición para ser académico en el Instituto de Ingeniería de la UNAM “y creo que obtuve mi definitividad, que es factible y también se hace por pares académicos en el 2000”.

 

Ese año, cuando fue nombrada secretaria del Medio Ambiente por el entonces jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, solicitó una comisión; luego, regresó como investigadora. Al ganar la Jefatura Delegacional en Tlalpan, en 2015, tuvo una nueva comisión de dos años porque, según dijo, “seguía dirigiendo tesis, dando clases del 5 por ciento”.

 

Luego, pidió una licencia cuando se convirtió en Jefa de Gobierno, en el 2018 “y en estos meses se vencen los seis años; entonces ya no tendría una relación laboral con la UNAM, aunque en realidad no recibía sueldo, no tenía nada más, estaba de licencia sin goce de sueldo”.