El candidato por la coalición 'Todos por México' señaló que el formato del debate es un muy mal modelo de comunicación.

 

José Antonio Meade, candidato presidencial de la coalición 'Todos por México', dijo ayer que desde el comienzo de la contienda electoral sabía que “iba a ser difícil”, pero, advirtió, Andrés Manuel López Obrador no es inalcanzable.

 

El exsecretario de Hacienda fue el primero de los cinco candidatos en asistir al foro Candidatos MX: Visión 18/24, que organiza El Financiero Bloomberg.

 

Al evento, que tuvo lugar en la Hacienda Los Morales en la Ciudad de México, llegaron empresarios y ciudadanos interesados en escuchar las propuestas del candidato.

 

Comentó que bajar o congelar el precio de las combustibles pondría en riesgo la confianza en México.

 

“El precio se fija hoy con respecto a condiciones internacionales. El riesgo fiscal de mantener el precio de las gasolinas es un riesgo que pondría en peligro nuestra calificación y la confianza en nuestra economía y es una muy mala idea”.

 

El exsecretario de Hacienda contó que su equipo de campaña le comenta todos los días que la elección es difícil y lo sabían antes de comenzar su campaña, pero se dijo convencido de que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia no es “inalcanzable”.

 

Meade Kuribreña respondió preguntas de Enrique Quintana, vicepresidente y director general de El Financiero, además de cuestionamientos del público y de la audiencia a través de Twitter.

 

Sobre si es alcanzable López Obrador, respondió que “yo diría que sí y pondría varios ejemplos: era inalcanzable en 2006 y perdió; era inalcanzable el presidente Peña en 2012, y en la contienda electoral perdió más de 20 puntos. Eso quiere decir que las elecciones se ganan en la campaña y esta campaña está empezando. Al momento de votar, la gente reflexiona”.

 

El candidato de la alianza PRI-PVEM-Nueva Alianza expresó que lo que se ocupa para vencer al tres veces candidato a la Presidencia es “que hablemos, que contrastemos. Por eso yo he insistido tanto en los debates, pero no lo debiéramos pedir los candidatos, son debates que debiera exigir la sociedad. Tuvimos un evento para comprometernos frente a la primera infancia y Andrés Manuel no llegó; tenemos este diálogo para participar y debatir, pero no aceptó venir. No podemos darnos el lujo de que haya un candidato que no esté dispuesto a contrastar ideas”.

 

Subrayó que las percepciones no alcanzan para ganar e ironizó: “Yo no toco tan bien la guitarra como Ricardo, ni monto tan bien a caballo como El Bronco, pero distinto de eso, en cuanto a experiencia se refiere, no hay punto de comparación”.

 

Sobre si existen “meadistas de clóset” que no hablan abiertamente de apoyarlo, aseguró que se debe reflexionar que en esta elección no se elige a un líder de partido, sino a quien va a dirigir al país y al futuro.

 

Criticó el formato del debate que tendrá lugar el próximo domingo en la capital de país y dijo que es una mala forma de conducir la democracia.

 

“Le estamos dedicando tiempo a entenderle, porque la mecánica que se está construyendo, como en todo lo que ha mediado en esta elección, el nivel de rigor no permite un buen contraste de ideas y de perfiles. Estamos, literalmente, casi con frijolitos, si te sobran 30 segundos de la primera ronda, si se puede hacer más de una pregunta, quién puede interrumpir y quién no puede interrumpir.

 

 “Es un muy mal modelo de comunicación, es una mala forma de conducir la democracia e implica riesgos, entre ellos, el riesgo de quien empezó a caminar cuatro años antes y tiene una ventaja en las encuestas, pero nos va a alcanzar el tiempo para convencer”.

 

Habló también sobre los enfrentamientos que se dieron en Oaxaca, entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y sus simpatizantes: “Si México no ha crecido más es, en parte, porque se subordinó la educación a intereses políticos. La expresión que vimos en Oaxaca, es de la que quisiéramos liberar para siempre a los niños”.