Los fletes de Asia hacia la República Mexicana han alcanzado en los últimos meses aumentos de entre 900 y hasta 1000%.

 

Las demoras en las cadenas de suministro, alta demanda y escasez de contenedores para fletes marítimos derivado de la pandemia podría no tener hasta fin hasta principios de 2022; por lo que existe la posibilidad que haya cierto desabasto en México durante el Buen Fin, Navidad y Reyes Magos, sobre todo en productos electrónicos, juguetes y ropa.

 

En entrevista con Forbes México, el CEO de Maersk para América Latina y el Caribe, Robbert van Trooijen, aseguró que en este momento la demanda está creciendo en promedio 5 o 6% en el mundo, sin embargo, la infraestructura logística es la misma que había antes del Covid-19

 

“La infraestructura de logística, los almacenes, barcos, puertos son los mismos de antes de la pandemia, no más o menos capacidad comparada con 2019, pero la demanda está creciendo en volumen y la cadena de suministro está creciendo en ese sentido por falta de capacidad y visibilidad de la cadena”, explicó.

 

Robbert van Trooijen explicó que la pandemia cambio bastante el sector de transporte marítimo, ya que al inicio fue una crisis de oferta, porque la producción en China no se estaba recuperando y muchos proveedores trataron de cambiar el origen de los productos a otros países.

 

Mientras que la oferta en la segunda mitad de 2020 cambió porque la pandemia estaba expandiendo por todo el mundo, se desconocía la necesidad de productos, las tiendas estaban llenas de inventario.

 

Y en el último trimestre de comercio del año pasado volvió a modificarse, dado que las personas estaban comprando más productos por ecommerce, creciendo, por lo que los intermediarios no estaban preparados para una situación de demanda tan grande,

 

Por lo que en medio de esta alta demanda los precios del transporte también se han afectados y si bien los clientes tienes con contratos a largo plazo no se han visto afectados, aquellos que no tienen contrato fijo sí han sido perjudicados y estimó que el mercado se va a normalizar a finales del año o comienzos del año que viene,

 

De hecho, la consultora Deloitte señala que el 60% de los directores de finanzas de empresas consultados en el mundo consideran que las interrupciones de la cadena  han reducido sus ventas o lo harán para el cierre de 2021.

 

Mientras que un análisis de Drip Capital indica que la escasez de insumos para la producción de aparatos electrónicos, la falta de contenedores, el encarecimiento de hasta 300% de fletes internacionales, así como reducción en la actividad portuaria en puertos clave para el comercio internacional, podría presentarse desabasto de productos para fechas de alta demanda como Buen Fin, Navidad y Reyes Magos,

 

De hecho, precisa que en el caso de los fletes de Asia hacia la República Mexicana han alcanzado en los últimos meses aumentos de entre 900 y hasta 1000%.

 

Drip Capital también prevé que esta escasez sea superada hasta el 2022, por lo que hay una alta posibilidad de que, en temporada alta de consumo, exista una disponibilidad menor de productos de industrias como la textil, juguetera y electrónica, sobre todo en telefonía y computación.

 

“Pese a un posible desabasto de productos importados, principalmente de países asiáticos, cuando hablamos de grandes marcas de electrónicos y de videojuegos (que se han mantenido estables desde el año pasado) será poco probable ver afectaciones en sus precios, más allá de los directamente relacionados a la inflación o tipos de cambios”, señala Gregorio Vázquez, director comercial de Drip Capital México.

 

Sin embargo, consideró que con situaciones como esta existe la posibilidad  de la generación de fenómenos como la proliferación mercados secundarios informales, dedicados a revender estos bienes a sobreprecio y de segunda mano.

 

Según el análisis de Drip Capital, los tres países de los que México realiza más importaciones en temporadas altas son: China, Corea del Sur y Tailandia; ae estos, los principales puntos de exportación marítima son los puertos de Shenzhen, Xiamen, Shangai y Qingdao, al norte de China; Busan en Corea del Sur y Bangkok en Tailandia.