De acuerdo con el Inegi, este indicador registró su mayor retroceso desde el primer trimestre de 1995 cuando en esa ocasión se hundió 34.9 por ciento.

 

La inversión privada en Formación Bruta de Capital Fijo en México registró su mayor caída en 25 años durante el segundo trimestre del 2020, derivado de la crisis económica y sanitaria que provocó el COVID-19.

 

De acuerdo con el Inegi, este indicador cayó 33.2 por ciento de abril a junio respecto al previo, en cifras ajustadas. Lo anterior, representó su mayor caída desde el primer trimestre de 1995 cuando en esa ocasión se hundió 34.9 por ciento.

 

Además, este índice acumula cinco trimestres consecutivos en terreno negativo, su mayor racha negativa desde que hay cifras por el instituto, es decir, desde 1993.

 

Por su parte, la inversión pública también presentó un retroceso de 4.4 por ciento respecto al trimestre anterior, y con ello acumuló nueve trimestres con descensos.

 

“La caída en la inversión fija viene desde el año pasado, y con el virus se pronunció debido a la falta de certidumbre que existe en las políticas gubernamentales donde no se han respetado los acuerdos en inversión que se tenían planteados”, señaló Miguel González, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Añadió que sobre las empresas ya establecidas, con la caída en la demanda y el cierre de operaciones, provocaron que no tengan que invertir ni en maquinaria, planes de expansión, ni en refracciones de las máquinas que han estado paradas afectando a este sector.

 

Por su parte, el consumo privado descendió 19.4 por ciento en el segundo trimestre contra el lapso de enero a marzo, sin precedentes desde que hay cifras disponibles (1993) y el consumo del gobierno bajó solo 1 por ciento rompiendo una racha de dos trimestres consecutivos con avances y su mayor baja desde el tercer cuarto de 2018.