El PRI solo tendrá el 14% del Congreso mexiquense y el 18% de los gobiernos municipales; José Antonio Meade obtuvo 1 millón 428 mil votos menos que Enrique Peña Nieto.

 

delmazoEl Estado de México, que era considerado un bastión del priismo, cambiará por completo su mapa político, luego de los resultados que arrojaron las elecciones del 1 de julio.

 

La entidad más poblada del país seguirá siendo gobernada por el priista Alfredo del Mazo los próximos cinco años, aunque el mandatario estatal tendrá un Congreso de mayoría opositora, una presencia disminuida de su partido, y en la presidencia de México a Andrés Manuel López Obrador, de Morena.

 

El Instituto Electoral mexiquense (IEEM) publicó el listado de diputaciones de mayoría relativa y representación proporcional, para el siguiente periodo legislativo, del 1 de septiembre de 2018 al 2021.

 

En el documento se indica que la Coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PES y PT) y Morena tendrán 52 de 75 diputaciones, es decir, el 69% del Congreso mexiquense.

 

Y en cambio el PRI, que en 2015 ganó 34 diputaciones, ahora solo obtuvo una de mayoría relativa, la ganada en el distrito 10, de Valle de Bravo, por María Mercedes Colín Guadarrama.

 

A lo anterior se suman 10 diputados locales de representación proporcional, por lo que en total la bancada priista será de 11 legisladores.

 

Esto apenas representa el 14% del Congreso mexiquense, 31 puntos porcentuales menos que lo que obtuvo hace tres años.

 

La Legislatura mexiquense se complementará con 5 diputados de Acción Nacional, 3 del PRD, 2 de la Coalición por el Estado de México al Frente, y 2 del Partido Verde.

 

Estas cifras se mantendrán si no fructifican las impugnaciones de PAN y PRD, que acusan que habrá una sobrerrepresentación de Morena y sus aliados, ya que obtuvo el 40% de la votación total de diputados locales, y se estaría quedando con casi el 70% del Congreso.

 

En cuanto a las elecciones de presidentes municipales, el PRI hace tres años, en 2015, había ganado 84 alcaldías, el 67%. El 1 de julio pasado solo ganó en 23, lo que representa una caída hasta el 18% de los municipios.

 

Morena, en cambio, pasó de ganar una presidencia municipal en 2015, Texcoco, a triunfar ahora en 55, con la Coalición Juntos Haremos Historia, lo que representa el 44%.

 

PAN, PRD y MC ganaron 35 ayuntamientos, el 28%. PVEM ganó en seis municipios, Nueva Alianza en 4 y Vía Radical en 2.

 

Entre las principales derrotas que sufrió el PRI, están la capital de la entidad, Toluca, además de Ecatepec y Atlacomulco, el municipio donde nació el presidente Enrique Peña Nieto.

 

En Nezahualcóyotl, gobernará la coalición Por el Estado de México al Frente, ya que fue reelegido Juan Hugo de la Rosa.

 

Respecto a los votos para los candidatos presidenciales, el PRI y sus aliados en el Estado de México fueron relegados al tercer lugar.

 

En el 2012, el PRI y Enrique Peña Nieto obtuvieron el 43.19% de los votos en el Estado de México, 2 millones 977,365. Y ahora José Antonio Meade obtuvo el 19.26%, 1 millón 428,703 menos que hace seis años.

 

En la batalla por el Senado, el PRI también sufrió una derrota. Los cómputos indican que las fórmulas de Morena (Delfina Gómez  e Higinio Martínez) y la coalición Por México al Frente (Juan Zepeda) fueron las ganadoras, para representar a los mexiquenses en la Cámara Alta.

 

Actualmente, los escaños en el Senado por el Estado de México son ocupados por la priista Ana Lilia Herrera, dos legisladoras del Partido Verde, María Elena Barrera y Martha Vianey Luque, y Alejandro Encinas, sin grupo parlamentario.

 

Un último dato es el de la elección de diputados federales. El PRI en el Estado de México y sus aliados solo ganaron en tres distritos: Jilotepec, San Felipe del Progreso y Tejupilco de Hidalgo, el 7.3%; Juntos Haremos Historia ganó 37 (el 90% de los 41 distritos) y Por el Estado de México al Frente uno.

 

Con información de Eduardo Alonso