La presidenta de la Sociedad de Enfermedades Contagiosas de Israel, Miri Weinberg, escribió una carta dirigida al director del Ministerio de Salud, Chezy Levy, advirtiendo que el país está al borde de perder el control sobre la pandemia del coronavirus, según un informe de la radioemisora estatal Kan.

 

Post thumbnailWeinberg expresó que no solamente está aumentando el número de casos positivos, sino también la edad de los contagiados, lo que indica que los enfermos podrían sufrir afecciones más graves.

 

“En las últimas dos semanas, hemos visto un aumento dramático en el número de contagios diarios del coronavirus. En los últimos días también ha habido un aumento en las edades de los diagnosticados y hospitalizados", apuntó Weinberger.

 

“Estamos a punto de perder el control de la epidemia en Israel. Estamos cerca del punto de no retorno donde habrá contagios masivos y sobrecargas de pacientes gravemente enfermos. La ventana para una acción efectiva se está cerrando: si no comenzamos a principios de esta semana, perderemos el barco e incluso podemos perder el control”, aseveró la especialista.

 

Weinberger sugirió una serie de recomendaciones, incluyendo una mejora de las pruebas para diagnosticar el virus y el rastreo de los contactos, una mejor protección para aquellos que atienden a los enfermos del COVID-19, un inventario de medicamentos efectivos para el tratamiento y un plan multianual plan para hacer frente a las epidemias.

 

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, manifestó que el "Gabinete de Coronavirus", encargado de liderar la respuesta gubernamental a la pandemia, se reunirá para reimponer algunas restricciones a las reuniones bajo el telón de fondo del aumento los contagios, así como la aplicación de mayores sanciones quienes violan las regulaciones.

 

El Ministerio de Salud anunció el domingo que otra persona falleció por el virus por lo que el número de cifras fatales asciende a 318.

 

Tras registrarse 76 nuevos casos desde el sábado por la noche, el número total de contagiados desde que comenzó la pandemia asciende a 23.497.

 

No obstante, el número de contagiados activos asciende a 6.160, incluyendo 45 personas que están en grave estado, 24 de ellas entubadas en ventiladores artificiales.

 

Un total de 50 enfermos se encuentra en condición moderada, y el resto exhibe síntomas leves o se muestra asintomático.

 

Un total de 17.019 personas se ha recobrado.

 

El sábado murieron tres personas por COVID-19. Entre ellas una muchacha de 19 años que falleció en el Hospital Hadassah Ein Kerem, y se convirtió en la víctima fatal más joven de coronavirus en Israel.

 

En los últimos días se han registrado entre 400 y 500 nuevos casos positivos diarios, una cifra que no se había visto desde principios de abril.