A 15 años de que la Biblioteca Palafoxiana fue incluida por la UNESCO en el Registro de la Memoria del Mundo, el Gobierno del Estado refrenda su compromiso de preservación y difusión del acervo de este inmueble.

Es así que, a través del organismo Museos Puebla, pone en marcha acciones necesarias para su mantenimiento, conservación, restauración y catalogación; así como atención a investigadores y académicos de diferentes disciplinas (historiadores, economistas, politólogos, lingüistas).

El Registro de la Memoria del Mundo, que forma parte del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, inició en 1992 y es una lista del patrimonio documental.

La Biblioteca Palafoxiana fue incluida en este registro en el año 2005, luego de un proceso de rescate del inmueble y su acervo, así como de una serie de compromisos que tienen que ver con la preservación y la difusión de la colección.

Fundada en 1646 por el obispo de Puebla, Juan de Palafox y Mendoza, es considerada la primera biblioteca pública del continente americano y a la que el prelado donó 5 mil libros de su archivo personal a los colegios de San Pedro, San Pablo y San Juan.

Durante los siguientes tres siglos, la colección de la Biblioteca Palafoxiana continuó creciendo hasta acercarse a los 45 mil volúmenes, entre los cuales están nueve libros incunables, además de contar con mobiliario y elementos decorativos de la época virreinal.