El último informe que las autoridades dieron fue el 16 enero

 

(Aldo Miguel) Aunque el conflicto social y político en Cuyoaco lleva más de medio año, la Secretaría General de Gobierno (SGG) no ha informado si ya ofreció una solución a este problema, que se ha traducido en el bloqueo de la carretera y la autopista que llevan hacia Teziutlán y en el cierre de la presidencia municipal.

 

Por dos días consecutivos, este medio de comunicación solicitó a la dependencia que encabeza Fernando Manzanilla Prieto un reporte de cómo iban las negociaciones; sin embargo, no tuvo respuesta.

 

El área de la comunicación de la dependencia solo se limitó a informar el pasado 5 de febrero que la carretera ya había sido abierta por los pobladores inconformes.

 

El último reporte gubernamental que se tuvo de este tema lo dio el pasado 16 de enero el entonces encargado de despacho de la gubernatura, Jesús Rodríguez Almeida, quien informó que se estaba dialogando con los quejosos a fin de evitar algún clima de ingobernabilidad.

 

“Hemos tenido reuniones con algunos municipios por algunas situaciones que hay de problemas internos de los propios municipios y lo que estamos buscando es generar un diálogo con los diferentes actores para evitar que surjan problemáticas que no abonen a la gobernabilidad, pero hasta el momento están contenidos”, expresó en ese entonces.

 

El conflicto en este municipio inició entre el exalcalde José Luis Rechy Tirado y un grupo de pobladores por la falta de agua desde el mes de julio del año pasado, derivado de un corte de energía eléctrica que había ejecutado la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un adeudo de 1.4 millones de pesos.

 

No obstante, el conflicto subió de nivel, pues los pobladores comenzaron a exigir la salida del entonces edil y a quejarse por la llegada de su hija, Anabel Rechy Benavides, a la presidencia municipal, la cual actualmente está enfrentando esta problemática.